Semana de Sensibilización del Islamofascismo

por David Horowitz, 10 de octubre de 2007

(Publicado en FrontPageMagazine.com, 1 de octubre de 2007)

El pasado viernes, en su programa de la MSNBC, Olbermann me nombraba 'La peor persona del mundo'. 'La peor persona' es un espacio regular de Countdown, del que Olbermann es el presentador, y el mismo programa presentaba un ataque contra una 'peor persona' previa, el presentador de la Fox Bill O' Reilly. Olbermann llamaba a O'Reilly 'desequilibrado' al tiempo que le insultaba de racista, a pesar de la falta de cualquier prueba que pudiera justificar una afirmación tan difamatoria.
 
Fue una escena familiar viniendo de la izquierda de la caza de brujas. ¿Qué acto mío, se preguntará usted, me cualifica para tal distinción? ¿Había proporcionado una palestra prestigiosa al presidente de Irán, el Hitler persa cuyos agentes están actualmente asesinando a tropas americanas en Oriente Medio y que ha llamado abiertamente a la eliminación del estado judío? ¿Había presentado quizá un anuncio a toda plana en el New York Times que declaraba traidor al líder de nuestras tropas en Irak? ¿Quizá se me ocurrió el juego de palabras “Less Petraeus, more Betray us” como manera nada inteligente de restar lustre a un héroe americano? No, de hecho Keith Olbermann hizo eso.
 
Lo que hice para merecer esta distinción fue organizar una iniciativa universitaria nacional llamada “Semana de Sensibilización del Islamofascismo”, que se celebrará en más de 100 campus universitarios entre el 22 y el 26 de octubre. Está cobrando la forma de la mayor protesta estudiantil conservadora nunca vista, y tiene a la izquierda antiamericana fuera de sí. Su propósito es alertar al mundo académico de los peligros a los que América se enfrenta, procedentes de terroristas islámicos tales como Mahmoud Ahmadinejad, por ejemplo, invitado reciente de la Universidad de Columbia, cuyo presidente le llamaba 'un pequeño tirano' cuando en realidad es una amenaza global. Y un pecado aún más perjudicial por mi parte, al parecer, es hacer de 'la opresión de la mujer en el islam' un tema de los actos de la Semana.
 
 
Para dramatizar el bárbaro trato a la mujer en algunos países islámicos, elegí la fotografía de arriba, que se me dijo que era de una mujer que está siendo enterrada hasta el cuello en preparación para una lapidación islámica en Irán. En realidad, es una imagen fija de una película danesa de 32 minutos llamada The Stone, que fue realizada para ilustrar el bárbaro trato a la mujer en países islámicos tales como Irán. La película fue realizada por Mahnaz Tamizi, acerca de un hombre iraní que tiene una aventura con una mujer casada. Cuando son descubiertos, el hombre es encarcelado pero -- en línea con las deliciosas distinciones de la ley islámica -- la mujer es lapidada.
 
La temática y la breve duración de la película indican que su propósito era extender un mensaje acerca de la opresión de la mujer en el islam -- precisamente el propósito de nuestra Semana de Sensibilización del Islamofascismo. En otras palabras, la fotografía que utilizamos es perfectamente apropiada para una semana de actos diseñados para hacer conscientes a los americanos de la terrible opresión de la mujer bajo la ley islámica que los islamofascistas pretenden imponer por todas partes, y que ya rige en Irán. Según Amnistía Internacional por ejemplo, a pesar del acuerdo de Irán de poner fin a la práctica en el 2002, dos mujeres eran lapidadas en mayo de 2006 y otras siete eran condenadas a muerte por lapidación el mismo año.
 
¿Así que, cual es el problema? Si fuera solamente un tema de nuestro malentendido en cuanto a que la fotografía representaba una lapidación real esto sería un tema verdaderamente menor. En realidad, sin embargo, es el eje central de una campaña de la izquierda por todo Internet cuyo objetivo es la propia Semana de Sensibilización.
 
En palabras de Olbermann: “Sigue insistiendo Horowitz. Sigamos desperdiciando miles de millones para alimentar el odio religioso y enviemos a nuestros hijos a morir en el campo de batalla”.
 
Ralph Luker, que bloguea en History News Network, explica, “Comenzando el 22 de octubre, David Horowitz y el panfleto Frontpage traerá la `Semana de Odio al Vecino' a un campus cerca suyo”. Bien, eso es cierto si su vecino resulta ser bin Laden, o Zawahiri, o Ahmadinejad.
 
En otras palabras, no hay ningún islamofascista que lapide mujeres bajo su interpretación de la ley islámica, y la institución de tales leyes no está en la agenda de la jihad islámica en contra nuestro. En la práctica, no hay ninguna jihad o guerra sagrada contra nosotros, emprendida por fanáticos islámicos. En realidad, como sostiene George Soros y otros Demócratas, George Bush creó a los terroristas declarándoles la guerra. Cualquiera que niegue esto, o cometa la temeridad de mencionar que hemos sido atacados por islamofascistas que califican el asesinato de martirio y de camino al cielo es un... (Redoble de tambores)... racista. Alguien que alimenta el odio religioso (ya puede comprender que Olbermann apuntase a Bill O'Reilly en el mismo programa).
 
Éste es en la práctica el continente y el contenido de lo que se ha convertido en la campaña izquierdista clásica, dirigida ahora contra la Semana. Cada campaña izquierdista se convierte con el tiempo en una caza de brujas improvisada en busca de racistas, sexistas, homófobos e... islamófobos debajo de la cama. Esta no es diferente: 'Utilizar el racismo para vender la guerra: ¿Occidente vs. Islam?' no es el título del próximo segmento de Keith Olbermann (aunque puede que lo sea). Es el título de una congregación en el campus de la Universidad de Columbia para organizar una protesta contra la Semana de Sensibilización del Islamofacismo.
 
La reunión está convocada por una organización bolchevique (y orgullosa de serlo) llamada Organización Internacional Socialista, que ha llevado a cabo ataques violentos contra oradores conservadores en el campus en el pasado. El anuncio de esta pequeña sesión de planificación en la página web de Columbia /Barnard es instructivo: “En el verano de 2006 Bush declaró el 'islamofacismo' la mayor amenaza que afronta Estados Unidos hoy. En octubre de este año, David Horowitz recorrerá los campus con su `Semana de Sensibilización del Islamofascismo'. De la histeria que rodea la visita de Ahmadinejad a Nueva York a un máximo en los horribles crímenes de odio, el vilipendio de árabes y musulmanes está en alza. La islamofobia proporciona justificación a las actuales guerras de Estados Unidos y tiene que ser combatida a cada oportunidad. Forma parte del debate sobre las raíces de esta racista teoría del `choque de civilizaciones' y de lo que podemos hacer para desafiarlo”.
 
Es decir: América no ha sido atacada por los islamofascistas, ni existen fascistas así. Todo debate de 'Islamofascismo' es una forma de odio religioso, un medio de justificar las racistas guerras de América de agresiones contra árabes y musulmanes. Este es el mensaje de los radicales izquierdistas para los enemigos de América, Keith Olbermann entre ellos.
 
Leon Trotsky describió una vez a los Partidos Comunistas del mundo y sus aliados progresistas como 'la vanguardia de la Unión Soviética'. Durante los 70 años de la Guerra Fría, la izquierda comunista y progresista hizo de América los malos, y se quejó de 'guerreros fríos' en América demasiado duros con los totalitarios. Presentaron el comunismo como la voz del oprimido y le prestaron 'apoyo crítico' como contrapeso al 'imperialismo' americano, el gran opresor.
 
Hoy, Keith Olbermann y los activistas izquierdistas están realizando el mismo servicio a los totalitarios islámicos. Intentan difamar una iniciativa diseñada para formar a los estudiantes de América sobre los enemigos a los que hacen frente en la guerra global contra el terror. En lugar de hacer conscientes a los americanos de la amenaza procedente del terrorismo islámico, piden a los americanos se pregunten '¿Por qué nos odian?' Como si hubiera respuesta aparte del hecho de que son fanáticos religiosos que califican a América de 'el Gran Satán'. Hoy, Keith Olbermann y la izquierda progresista actúan como vanguardia de los islamofascistas que quieren matarnos.
 
La calumniosa campaña que ha sido lanzada contra la Semana de Sensibilización del Islamofascismo arroja una luz iluminadora sobre la guerra en casa. La izquierda en América ha tomado parte. Igual que los progresistas interferían en favor del imperio soviético durante la Guerra Fría, los progresistas hoy interfieren en favor de los islamofascistas.
 
Interfirieron en favor de Saddam Hussein antes de la guerra de Irak, y de tener éxito habrían evitado el derrocamiento de uno de los regímenes más monstruosos del mundo. Interfieren en favor de los terroristas que luchan contra nuestras tropas en Irak, intentando forzar una retirada americana igual que hicieron en Vietnam. De tener éxito, habrán proporcionado a los islamofascistas de Oriente Medio -- Irán en particular -- un Irak rico en crudo como base política y militar. Y han interferido en casa en favor de los grupos de odio religioso -- grupos islámicos de odio -- cuyas agendas incluyen la opresión de la mujer y los homosexuales, los cristianos y los judíos, y cualquier infiel que se interponga en su camino. Este es el motivo de que los estudiantes valientes que están organizando la Semana de Sensibilización del Islamofascismo se merecen el apoyo de todos.


 

 
 
David Horowitz es conocido autor norteamericano y activista de toda la vida de derechos civiles. Desde 1988 es Presidente del Center for the Study of Popular Culture.