Refugiando a las víctimas de ETA

por Óscar Elía Mañú, 17 de diciembre de 2007

(Del libro ¿Rendirse ante ETA? 25 voces contra la negociación, de
Alfonso Merlos. Áltera, 2007)
 
Si la Cadena COPE se ha convertido en el altavoz de las víctimas de ETA durante el oscuro proceso de negociación de Rodríguez Zapatero con ETA, “La Mañana de fin de semana” se ha convertido en el programa que más y mejor les ha servido de voz, consuelo y apoyo. Durante meses, el Frente de la Paz, desde Tele 5 a TVE, desde El País a ETB, despreció a las víctimas y les atacó con furia torrencial. En pocos espacios podían encontrar las víctimas del terrorismo voz, consuelo y cobijo. Y “La Mañana del fin de semana” fue, más aún que su hermano mayor de entre semana, refugio de escépticos, escarmentados y víctimas desguarnecidas.
 
Por eso, a la luz del libro “¿Rendirse ante ETA?” , no cabe duda del compromiso moral que, más allá de la profesionalidad del periodismo, mueve a Alfonso Merlos a escribirlo. Sus dos anteriores obras, dedicadas al terrorismo de Al Qaeda, fueron un importante esfuerzo investigador; ésta, dedicada a ETA, está movida por una lealtad moral a unas víctimas de ETA y una confianza en el Estado de Derecho que se muestran en todas y cada una de las veinticinco entrevistas que componen el grueso de la obra.
 
Veinticinco testimonios, de personas muy diversas, que quizá se puedan clasificar en varios grupos. En primer lugar aquellos políticos que desde hace años desafían a la muerte (María San Gil, Roda Díez, Mari Mar Blanco, Regina Otaola, entre otros), convertidos en el único obstáculo que impide que la limpieza lingüística, cultural e ideológica de unos, y el crimen de otros, triunfen en el País Vasco. Sufren la persecución aniquiladora etarra; cuando la esquivan sufren la persecución política del establishment político nacionalista vasco, amalgama de intereses institucionales, económicos, culturales y familiares convertida en un régimen que en no pocos países sería considerado no democrático.
 
En segundo lugar, aquellos que han constituido el obstáculo que Rodríguez Zapatero y ETA no han podido, por ahora, superar. Las víctimas del terrorismo convertidas en testimonio vivo de la decencia humana, aguantan aún la ofensiva del Frente de la Paz al tiempo que provocan la desconfianza de un Partido Popular tentado de abandonarles en época electoral. Salvador Ulayar, Maria Jesús Lejarreta o Juan José Alcaraz, por ejemplo. Durante años soportaron el desprecio del nacionalismo vasco, y ahora lo soportan de la izquierda española embarcada en el diálogo. Todos ellos encuentran en la COPE en general y en el programa de Alfonso Merlos en particular, refugio y descanso.
 
En tercer lugar, aquellos dirigentes que doblaron el espinazo de la banda terrorista, y que despiertan las iras de la izquierda pacifista española, Angel Acebes o Mayor Oreja; y los que, como Esperanza Aguirre, anuncian que acabarán el trabajo para desesperación progresista. Merlos establece un equilibrio entre puntos de vista, ocupaciones e historias personales de gran interés. Paradójicamente, tratándose de una historia de traiciones e infamias, consigue eludir cualquier pesimismo sobre el tema; para el autor se puede vencer al terrorismo, como mostró la política del expresidente Aznar. Por eso el testimonio de los políticos es la constatación de que aún se puede hacer algo.
 
Particularmente, nos quedamos con las intervenciones de aquellos que más y mejor han pensado el fenómeno etarra. Con la de Jaime Ignacio del Burgo sobre el inicio del proceso (“yo tengo la impresión de que al señor Zapatero alguien le contó una película  que al final nadie ha visto, ni siquiera él”); la de Gotzone Mora sobre el desarrollo (“Nos han ganado la calle y ya nos están presionando más que nunca”); y el de Ignacio Cosidó sobre su final (“lo dramático es que Zapatero parece rehén de su propio proceso, parece incapacitado para reconocer que ha cometido un error emprendiendo este camino de negociación con los terroristas”). Políticos y también intelectuales que han aportado la reflexión intelectual necesaria al libro.
 
A las entrevistas acompaña un pequeño ensayo de Merlos sobre la negociación con ETA. En treinta páginas, el periodista realiza un recorrido cronológico-político por los acontecimientos de los últimos dos años, aquellos en los que el Gobierno de una nación occidental negoció de tú a tú con el nacionalismo más agresivo y totalitario del continente europeo. Merlos desgrana la miseria institucional, jurídica, moral que ha acompañado al proceso de involución constitucional y de alianzas inconfesables durante los últimos años. El autor no se engaña cuando define lo que se esconde detrás del proceso de negociación como “la apuesta ciega por un proyecto contrarrevolucionario y anticonstitucional o cómo congraciarse con los enemigos de España y la libertad” (p.33). Merlos ha seguido informativamente, semana a semana, la evolución de este proyecto en relación con ETA. Domina fechas, reconoce datos, valora cada acontecimiento como sólo puede hacerlo quien ha recorrido atentamente el camino seguido por el Gobierno de los españoles.
 
Parece ya claro que las palabras de Merlos son ciertas; “La estrategia de rendición de Zapatero ante ETA ha convertido su gobierno en un caballo de Troya para la democracia española” (p.223). Ignoramos en qué momento el PSOE decidió embarcarse en un proceso de cambio de régimen político y de refundación social de España. Es bien conocido, sin embargo, que ETA descubrió un día, como se afirmaba en Gara con alegría, que el Gobierno español estaba contra el Estado Español. Por eso, más allá de la solidaridad de las víctimas, del trabajo de Alfonso Merlos se desprende un hecho preocupante; no es ni la dignidad ni el recuerdo de las víctimas lo que está en juego. Ni siquiera la justicia. Lo que está en juego es la supervivencia de la misma sociedad abierta.
 
Por fin, para desmemoriados -a izquierda y derecha-, Merlos incluye un completo anexo documental.  Desde la infame moción del 17 de junio de 2007 a la declaración en la que Rodríguez Zapatero anunciaba que iniciaba unos diálogos ya avanzados, o el discurso a la nación de Mariano Rajoy del 10 de marzo de 2007. Entre el ensayo de Merlos, el conjunto de entrevistas y el anexo documental, la conclusión se impone de manera desagradable: Hubo negociación política, existen contactos en estos momentos, y todo parece indicar que, salvo acontecimientos inesperados, Rodríguez Zapatero y ETA volverán a reunirse en el futuro para diseñar el futuro político de vascos, navarros y españoles. Y a buen seguro Alfonso Merlos estará enfrente para denunciarlo, tan incansable como hasta ahora.

 
 
Oscar Elía Mañú es Analista  del GEES en el Área de Pensamiento Político.