¿Qué pasa si se equivocan con el calentamiento Gore-bal?

por Larry Elder, 28 de marzo de 2007

Estimado Larry,
 
Soy Demócrata, y disfruto con su trabajo. Y estoy muy frustrado por aquellos en la izquierda que se quejan sin motivo claro.
 
Esto me lleva al motivo de esta carta: el calentamiento global.
 
El debate del calentamiento global es único para la humanidad. Si aquellos que defienden el 'espera y convence a más científicos' se equivocan, haber seguido su consejo puede afectar a cientos de millones de personas, con probablemente muchos muertos a causa de hambrunas e inundaciones. Por otra parte, si las personas que defienden hacer algo se equivocan, lo peor es principalmente económico. Ese es un precio que estoy más que dispuesto a pagar al hacer mi apuesta a cambio de proteger los millones de vidas en peligro, así como los ecosistemas y las especies animales que afrontan la extinción.
Seguir el consejo de la gran mayoría de científicos de la atmósfera en el mundo suena como una apuesta que todos los seres humanos deberían hacer.
-- Ph.D.
 
Estimado Ph.D.,
 
¡Progreso al fin! Al menos no dice usted, como hace Al Gore, que el debate del calentamiento global en la comunidad científica 'está zanjado'. Tampoco afirma, como hace Katie Couric en la CBS, que 'todos los expertos están de acuerdo'. El debate no está zanjado, ni todos los expertos están de acuerdo.
 
Usted sugiere que si los científicos se equivocan, lo peor que puede pasar se reduce a unos cuantos pavos perdidos. No, lo peor que puede pasar redunda en montones de pavos perdidos, crecimiento económico retrasado, empleos perdidos y pensiones laborales debilitadas, todo mientras se hace a las naciones, especialmente los países del Tercer Mundo, menos prósperos y por tanto menos capaces de encajar cualquier perjuicio que pueda tener lugar como resultado del calentamiento global.
 
Los Acuerdos de Kyoto cuestan cientos de miles de millones de dólares, y suponen incrementar la diferencia entre ricos y pobres. Más se morirán de hambre, con los países pasando a ser financieramente menos capaces de tratar con enfermedades como la malaria, el VIH / SIDA, etc. Los fondos dirigidos a combatir el calentamiento global significan menos dinero para crisis inmediatas como las mencionadas. Esto puede redundar en mayor inestabilidad política y tiranía, con más estados fallidos receptivos a la mentira islamofascista de que las naciones ricas lo son 'a expensas de las pobres'.
Además, muchos científicos y economistas ven una relación coste-beneficio muy descompensada, desviando por tanto más dinero de nuevo, dedicado de otra manera a tecnologías mejores que podrían sacarnos de las fuentes energéticas medioambientalmente contaminantes, algunas de las cuales proceden de naciones hostiles y políticamente inestables. Esto significa menos dinero para el I+D de la eólica, la solar, la nuclear y otras energías alternativas no fósiles.
 
La vida implica renuncias. Usted subestima el lado del coste al tiempo que sobreestima el lado del beneficio. Los 'medioambientalistas' como Rachel Carson, autora de Silent Spring, ayudaron a crear la histeria que proscribió el DDT. ¿El resultado? El retorno de la malaria y las muertes innecesarias.
 
Kyoto fracasa ya a la hora de cumplir sus objetivos en los países europeos que ratificaron los acuerdos. Naciones no firmantes como China o La India, por otra parte, pronto serán las mayores contaminantes de emisiones de dióxido de carbono. Ninguna nación ha cumplido o probablemente cumpla Kyoto. De modo que cualquier beneficio -- y de nuevo muchos científicos esperan beneficios nimios, si es que hay alguno, post-Kyoto -- se verá superado por naciones contaminantes como La India o China.
 
¿Por qué necesita el gobierno abrirnos camino 'fuera de esto' por ley? El Toyota Prius llamó la atención del público no tanto por el I+D gubernamental o las ayudas gubernamentales, como porque la compañía proporcionó un producto que el consumidor deseaba. Entienda esto: contra más próspera una nación, más de sus ciudadanos se pueden permitir exigir medios de producción 'limpios'. Las naciones pobres afrontan problemas mayores -- como alimentar a la población y proporcionar techo y otros servicios básicos. Ahora mismo, ni China ni La India se pueden permitir el lujo de políticas 'verdes' por encima de cosas como la comida, la vivienda o la ropa.
 
El medio ambiente, al igual que las personas, se adapta. Ahora mismo, los empresarios gastan miles de millones en tecnologías 'alternativas' mientras los precios de los combustibles fósiles -- tanto políticos como económicos -- suben, al tiempo que el precio de los combustibles 'verdes' baja. Estas cosas llevan tiempo. Hasta algunos de los científicos del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de Naciones Unidas dicen que es demasiado tarde para invertir el calentamiento global. Si es así, oh, bien. Aún así, otros esperan que 'el daño' se materialice dentro de siglos, lo que nos da montones de tiempo para cambiar o adaptarnos.
 
¿Por qué especular acerca de cosas como el calentamiento global reemplaza a las amenazas directas e inmediatas? Irán, por ejemplo, quiere la bomba. Si la utiliza -- y amenazan con ello -- imagine el daño medioambiental para el planeta, por no mencionar la pérdida de vidas humanas al estilo genocidio. ¿Pero donde está la urgencia?
 
Pronto los hijos del baby boom engrosarán las filas de aquellos a cargo de la Seguridad Social o Medicare, exigiendo por tanto que los trabajadores más jóvenes incrementen sus impuestos sustancialmente con el fin de permitir a los del boom las mismas prestaciones disfrutadas por sus padres y abuelos. ¿Dónde está la urgencia? Los legisladores afrontan temas inmediatos, predecibles y previsibles -- y especialmente en el caso de Irán -- temas serios y apremiantes. Pero perdemos tiempo, dinero y energías provocando con 'calamidades' hipotéticas del calentamiento global en lugar de tratar las amenazas del mundo real en el momento actual.
 
Ha apostado usted al calentamiento global. Sólo espero que sigamos vivos para hacer una apuesta.
-- Larry

 
 
© 2007 Creators Syndicate, INC.