Psicoanálisis y yihadismo

por Phyllis Chesler, 30 de octubre de 2007

La semana pasada, 138 clérigos musulmanes pretendían encontrar 'sustrato común con los demás', pero solamente con los cristianos. En mi opinión, lo hacían porque los cristianos son el único grupo religioso que supera demográficamente a los musulmanes, en alrededor de 600 o 700 millones.
 
En cierto sentido, desde un punto de vista psicoanalítico, éste es un ejemplo de pensamiento 'literal o concreto'. El World Trade Center y el Pentágono son símbolos del poder americano. De ahí que destruir estas estructuras sea 'literalmente' lo mismo que destruir a la potencia infiel norteamericana.
 
Pero cuando se piensa psicoanalíticamente, nada es lo que parece. Con frecuencia, tales pensamientos también despiertan las inquietudes inconscientes de la gente a propósito de... lo adivinó, sus propias madres y sus propias relaciones con las mujeres.
 
Según la Dra. Nancy Hartevelt Kobrin, psicoanalista, arabista y experta en contraterrorismo con la que he escrito una serie de artículos sobre los criminales suicida islámicos:
 
'La carta es una insinuación. Quieren acercarnos pero también necesitan alejarnos. Esto es parecido al comportamiento inconsciente del maltratador clásico. Quieren agitar todas nuestras esperanzas de paz, pero no saben cómo relacionarse o implicarse en una intimidad genuina. Quieren tener relaciones con un montón de mujeres, pero carecen de la capacidad para relacionarse con mujeres. Es trágico. Psicológicamente son completamente inmunes a los estímulos externos”.
 
La Dra. Kobrin es también la autora de un libro importante, 'El nuevo traje del jeque: la verdad desnuda sobre el terrorismo suicida islámico' del que yo firmo la introducción. Su editorial, Looseleaf Law, canceló el contrato cuando decidió que si los musulmanes podían provocar disturbios a causa de los comentarios de un Papa acerca del Islam, ellos, una pequeña editorial norteamericana, no podían permitirse económicamente proteger a su plantilla de la violencia islamista en caso de que tuviera lugar. Hasta la fecha, no se ha presentado ninguna otra editorial.
 
La Dra. Kobrin viene dejando de piedra a los expertos del contraterrorismo con sus ideas acerca de la importancia psicológica de la madre para los asesinos suicida islamistas árabes y los que los manejan. Ella observa que según un experto en Al-Qaeda, Rohan Gunaratna, muchos de los terroristas interceptados (en Pakistán y Oriente Medio) se vienen abajo 'y te insultan' una vez que la policía deja entrar a sus madres en la sala de interrogatorios y las registra.
 
El honor de un hombre se ubica literalmente en los genitales de su madre. Si ella es avergonzada, ello por tanto le avergüenza a él, y se viene abajo a menos que pueda matarla a ella o a quien quiera que les haya avergonzado a los dos. Esto también se cumple en cada uno de los casos de parientes cercanas femeninas. Así es como funciona una sociedad de 'vergüenza y honor'.
 
Recientemente, Michael Moss y Souad Mejennet han descrito cómo los jihadistas bajan sus mensajes de odio y violencia a Internet. Primero, 'alguien de Al Qaeda descarga el video, probablemente desde algún cibercafé, a páginas protegidas por contraseña. A continuación llaman a algún amigo, en Australia o Brasilia, y dicen, 'Hola Johny, TU MADRE está de viaje hoy'. Esa es la contraseña para que difundan el video'.
 
Aunque las mujeres somos denigradas y estamos profundamente devaluadas en la cultura musulmana árabe (una cultura que viene 'arabizando' el mundo musulmán no árabe), psicológicamente hablando, los varones musulmanes árabes muestran una orientación muy “heliotrópica” hacia la madre. Siempre están en busca de, emparentando con, desconectando de o reconectando con, la madre.
 
A menudo, un terrorista suicida árabe musulmán permanecerá al lado de alguna mujer embarazada o una madre con hijos pequeños justo antes de inmolarse. Esto no es una contradicción. Es una expresión de la lucha entre el Eros (la vida) y el Thanatos (la muerte), un ejemplo de lo que significa 'acercarse' y 'alejarse', una implementación 'literal' de lo que significa matar al objeto de un amor peligroso o prohibido. Los terroristas palestinos afirman despreciar a los judíos como sub-humanos -- y aún así eligen mezclar su propia sangre con la del despreciado Otro en sus crímenes suicida.
 
El nombre completo de Al-Qaeda es “Al Qaeda Al Subah”. “Al-Qaeda” significa 'la base', y “Al Subah” significa “sólida'. En consecuencia, el culto de bin Laden promete en la misma medida que desea 'una base sólida'. Según la Dra. Kobrin, esta formulación, tanto psicológica como lingüísticamente, alude a 'un vínculo seguro con la Ummi” (la madre). El concepto de nación-estado universal a la que todos los musulmanes religiosos tienen que ser leales por obligación es la “Umma”. La Dra. Kobrin afirma que 'la figura materna tiene enorme importancia en la psique de la propia conciencia colectiva musulmana”.
Opino lo mismo.
 
Así, se concluye que existe algo intrínseco a la psicología árabe musulmana que está obsesionado con que aquello a lo que tiene miedo puede avergonzarlo y destruirlo: los judíos, las mujeres, los homosexuales o los infieles, en ningún orden particular. La necesidad de controlar a estos grupos es enorme --especialmente teniendo en cuenta que la dependencia musulmana de ellos es tanto gigantesca como enormemente despreciada.
 
Por tanto, la clerical carta musulmana podría no representar un deseo sincero de vivir en paz con una religión con la que están en profundo desacuerdo tanto como podría suponer un primer paso hacia intentar persuadir a los cristianos para que comprendan de que Dios no tiene 'ningún asociado' (ningún hijo, ningún Cristo). Una vez que los cristianos comprendan esto se darán cuenta de que para tener 'la paz' que tanto valoran, tienen que convertirse al islam. Si no, los musulmanes no tendrán otra elección que continuar para emprender la guerra contra ellos.

 
 
La Dr. Phyllis Chesler es profesor emérito de Psicología y Estudios de la Mujer y psicoterapeuta. Ha dado conferencias y organizado campañas de derechos humanos, política, religiosas y legales en Estados Unidos, Canadá, Europa, Oriente Medio y Extremo Oriente. Es co-fundadora de la Association for Women in Psychology (1969), la Red de Saludo de la The National Women (1974) y es miembro del Women's Forum (197 -74). Ha escrito literalmente miles de artículos y escrito trece libros entre los que destacan La muerte del feminismo, Madres a juicio, Acerca de los hombres y El nuevo antisemitismo.