Polémica en Vic con los inmigrantes... siembra vientos y recoge tempestades

por Ana Ortiz, 21 de enero de 2010

 En noviembre de 2005 señalábamos en el GEES las graves consecuencias que generaría la  insensata política de "papeles para todos". Preveníamos que pasaría lo que vemos: vecinos, empresarios y administraciones en pié de guerra porque la crisis es egoísta y al final, se vuelve contra el más débil: en este caso, el inmigrante, que ahora ya no sirve para la foto.

En 2007, Zapatero se confesaba con Sarkozy por haber llevado a cabo tamaña insensatez. En 2009, Rubalcaba daba orden a la policía de realizar redadas indiscriminadas para repatriar a los inmigrantes que estuvieran en situación irregular, algo que negó hasta la saciedad, hasta que la misma policía le sacó los colores publicando en la prensa los comunicados que se habían enviado desde Interior a las comisarías de algunos barrios conflictivos.
 
Hemos estrenado 2010 con la noticia de que el mismísimo Partido Socialista que gobierna en Vic, pretende no empadronar a los inmigrantes. Como defensa, saca a relucir las solicitudes rechazadas en el ayuntamiento de Torrejón de Ardoz (Madrid), municipio gobernado por el PP, alegando que se está haciendo lo mismo, cosa que no es cierta y explicamos por qué. Para aclararnos todos:
 
1.- Nadie se ha molestado hasta ahora en leerse las leyes relacionadas con el empadronamiento, incompatibles con las sucesivas leyes de inmigración que se han ido aprobando.  La Ley Reguladora de las Bases de Régimen Local dice "Toda persona que viva en España está obligada a inscribirse en el Padrón del Municipio en el que vive habitualmente". (Esto por los de Vic)
 
2.- El artículo 6 de la Ley de Derechos y Libertades de los Extranjeros recoge "la obligación de los ayuntamientos a incorporar en el padrón a los extranjeros que tengan su domicilio habitual en el municipio". (Esto para Vic y Torrejón).
 
3.- Hace 16 meses, Torrejón de Ardoz aprobó una normativa en la que ponía una serie de requisitos para empadronarse, con el fin de frenar los problemas de convivencia que se estaban produciendo en el municipio por el hacinamiento de personas residiendo en una misma vivienda, llegando en algunos casos a estar empadronadas más de 20 personas en pequeños habitáculos (menos de 20m2), conocidos como pisos patera y camas calientes, sin el consentimiento de los dueños del piso en alquiler y con la degradación que ello comporta para las personas que se ven en esta triste situación y que había que atajar como fuera. (Esto va por El País y la Cadena SER).
 
El fondo de la cuestión es que los ayuntamientos no tienen dinero y hay quien se resiste a prestar servicios públicos a los que todos tenemos derecho en suelo español: sanidad y una educación pública, por ejemplo. Esto es lo que ha pasado en Vic.
 
El escándalo monumental obliga al PSOE/PSC a rectificar, pedir a los de Vic que empadronen y que arreglen el asunto de su crisis como buenamente puedan... y los sufridores en casa ¡Cómo no! aquellos inmigrantes que llegaron por el efecto llamada, más de un millón en paro hoy, sin horizonte, sin derechos y sin "papeles para todos"... una situación planetaria, sin duda, muy de las dimensiones de nuestro presidente incompetente.