¿Oraciones por nuestros enemigos?

por Robert Spencer, 10 de mayo de 2007

(Publicado en FrontPageMagazine, 9 de abril de 2007)

Florence Shapiro y los demás senadores del estado escucharon la oración de Kavakci de que ellos abandonaran sus religiones, y se felicitaron por su tolerancia ¿Habría solicitado el Senado de Texas a un religioso Nazi una oración por ellos en 1942?
 
A todo el mundo le encantan los musulmanes moderados, pero nadie está muy seguro de cómo identificarlos. Desafortunadamente, algunos de aquellos que afirman ser moderados han resultado no serlo: como decía hace unos cuantos años un funcionario de policía del Sur de California, 'volveré de una acampada con una mezquita local y me daré cuenta de que estos tipos acaban de aparecer en nuestros archivos del terror'. Y Fawaz Damra, el antiguo imán de la mayor mezquita de Cleveland, Ohio, era uno de los firmantes de la condena al terrorismo del Consejo de Norteamérica - no mucho antes de ser deportado por sus vínculos con grupos terroristas. En nuestros días muchos políticos parecen tener problemas en identificar a los moderados, porque últimamente los líderes musulmanes presentados parecen ser de todo menos moderados - subrayando la necesidad de que en estos tiempos de ascenso del terrorismo islámico global, los funcionarios públicos tengan una comprensión mucho más extensa del Islam de la que tienen hoy.
 
Primero fue el imán Husham Al-Husainy, que rezaba 'contra la opresión y la ocupación' en una reunión de invierno del Comité Nacional Demócrata. Y ahora el imán Yusuf Kavakci, de la mezquita central de Dallas, ha ofrecido una oración muy similar a la de Al-Husainy en el Senado de Texas. Kavakci estuvo allí a instancias de la Senadora del Partido Republicano Florence Shapiro, el miembro judío más veterano del Senado del estado. Kavakci dijo primero a la asamblea: 'Rezaremos leyendo el primer capítulo, el de apertura del sagrado Corán, Al-Fatiha, seguido del recitado tradicional del texto del sagrado Corán, con una adición'. A continuación recitó la Fatiha, que es la oración más común del Islam: 'En el nombre de Alá, el benévolo, el misericordioso. Todo elogio es para Alá, nuestro Señor, el Señor de los mundos, el compasivo, el misericordioso, Señor del día del juicio. Oh, Alá, a ti te adoramos, y sólo a ti te pedimos ayuda. Oh, Alá, guíanos por el camino recto, el camino de aquéllos a los que has favorecido, no de aquellos que se han ganado tu ira o se han perdido'. Y añadió: 'Señor nuestro, ten clemencia de nosotros y guíanos en nuestros esfuerzos, luchas y labores'.
 
La comprensión islámica tradicional de esto es que 'el camino recto' es el Islam -- como en el libro del apologista islámico John Esposito, Islam: el camino recto. El camino de aquellos que se han ganado la ira de Alá son los judíos, y aquellos que los se han apartado son los cristianos. El comentarista coránico clásico Ibn Kathir explica:
Alá afirmó que existen dos caminos. Describió aquí que ambos están equivocados al repetir la negación 'no'. Estos dos caminos son los caminos de cristianos y judíos, un hecho del que el fiel debe ser consciente para evitarlos. El camino de los creyentes es el conocimiento de la verdad y el respeto a ella. En comparación, los judíos abandonaron la práctica de la religión, mientras que los cristianos perdieron el verdadero conocimiento. Es el motivo por el que `la ira cayó sobre los judíos, mientras que describirlos como `apartados del camino' es más apropiado para los cristianos. Aquellos que conocen, pero evitan implementar la verdad, merecen la furia, al contrario que aquellos que son ignorantes. Los cristianos desean buscar el verdadero conocimiento, pero son incapaces de encontrarlo porque no lo buscaron desde sus fuentes propias.
 
Este es el motivo por el que se apartaron. También deberíamos mencionar que tanto cristianos como judíos se han apartado, pero la furia es uno de los atributos más particular de los judíos. Alá dijo de los judíos,
Esos [judíos] incurrieron en la maldición de Alá y Su ira (5:60).
 
El atributo que los cristianos se merecen más es el de desviados, exactamente como dijo de ellos Alá. Quien se apartó y engañó a muchos, y se apartaron del camino recto (5:77).
No es solamente Ibn Kathir. La mayor parte de los comentaristas musulmanes sostiene que los judíos son los que se han ganado la ira de Alá y los cristianos son aquellos que se han apartado del camino. Esta es la opinión de Tabari, Zamajshari, Tafsir al-Jalalayn, Tanwir al-Miqbas min Tafsir Ibn Abbás o Ibn Arabi, así como de Ibn Kathir. Una opinión distinta, pero no mayoritaria, es la de Nisaburi, que afirma que 'aquellos que han incurrido en la ira de Alá son el pueblo de la negligencia, y aquellos que se han apartado son el pueblo del desenfreno”.
 
Es probable por tanto que Kavakci estuviera encabezando el Senado de Texas en una oración para convertir en musulmanes, y no permanecer cristianos o judíos. Además, en diciembre de 2004, Kavakci traicionó su reputación como moderado participando en la conferencia en Dallas, 'Un tributo a un gran visionario islámico' - el ayatolá Jomeini.
 
¿Sabía esto Florence Shapiro o cualquier otro de los senadores? Si no, ¿por qué pensaron que no era importante comprobar su pasado? Si lo hicieron, ¿no se dan cuenta de las implicaciones de permitir que alguien que cree que Jomeini fue 'un gran visionario islámico' se dirija a ellos? ¿Alguien preguntó a Kavakci lo que pensaba de las famosas declaraciones de Jomeini de que 'el Islam hace obligatorio para todos los varones adultos, suponiendo que no estén incapacitados o inválidos, que se preparen para la conquista de los países de modo que la palabra del Islam se obedezca en cada país del mundo”? ¿Sabían o les importó siquiera que Jomeini hiciera esas declaraciones?
 
Jomeini también refuta al colectivo del [cliché] el Islam es una religión de paz: 'aquellos que no saben nada del Islam simulan que el Islam advierte en contra de la guerra. Aquellos [que dicen esto] carecen de importancia. El Islam dice, mata a todos los infieles igual que ellos te matarían a ti. ¿Significa esto que los musulmanes deberían permanecer de brazos cruzados esperando hasta ser devorados [por los infieles]? El Islam dice: mátalos, pásalos por la espada y dispersa [a sus ejércitos... El Islam dice: cualquier bien que exista lo hace gracias a la espada y a la sombra de la espada. La gente no puede hacerse obediente sino mediante la espada. La espada es la llave del Paraíso, que solamente puede abrirse a los Guerreros Santos. Existen cientos de salmos [coránicos] y hadiths que instan a los musulmanes a valorar la guerra y a luchar. ¿Significa todo esto que el Islam es una religión que les impide emprender la guerra? Yo escupo sobre esos pobres desquiciados que hacen tales comentarios'.
 
¿Kavakci también escupe sobre esos pobres desquiciados? ¿Apoya el estado de guerra que la República de Irán ha mantenido contra Estados Unidos desde los primeros días del régimen de Jomeini?
 
En lugar de encontrar respuestas a tales preguntas, Florence Shapiro y los demás senadores del estado escucharon la oración de Kavakci de que ellos abandonaran sus religiones, y se felicitaron por su tolerancia. Antes de que las afirmaciones de moderación sean tomadas textuales simplemente, aquellos que trabajan con ellos deben al pueblo para el que trabajan al menos cierta diligencia a la hora de comprobar las credenciales de aquéllos con los que trata. De lo contrario, podrían encontrarse en última instancia de acampada por el cementerio. ¿Habría solicitado el Senado de Texas a un religioso Nazi una oración por ellos en 1942?


 

 
 
Robert Spencer es director de Jihad Watch y autor de 5 libros, 7 monografías y numerosos artículos acerca del terrorismo islamista. Licenciado con honores en Estudios Religiosos por la Universidad de Carolina en Chapel Hill, lleva desde 1980 estudiando teología, derecho e historia islámicos en profundidad. Es adjunto de la Free Congress Foundation, y sus artículos acerca del islam aparecen en el New York Post, Washington Times, Dallas Morning News, el National Post de Canadá, FrontPage Magazine, WorldNet Daily, Insight in the News, Human Events o National Review Online entre otros. Entre sus textos se encuentran algunos de los libros más conocidos acerca del terrorismo islámico, como “El mito de la tolerancia islámica” (Prometheus Books, 2005. ISBN 1591022495), “La guía políticamente incorrecta del islam” (Regnery Publishing, 2005. ISBN 0895260131), o “El islam al descubierto: cuestiones preocupantes sobre la religión de mayor crecimiento del mundo.”