Mi invitación de al-Qaeda

por Robert Spencer, 20 de septiembre de 2006

El mensaje para América de conviértete o muere de Adam Gadahn, un operativo americano de al-Qaeda, difundido el pasado sábado, extiende una invitación especial al Presidente, a Daniel Pipes, a Michael Scheuer, a Steve Emerson y a mí:
 
Si los misioneros del odio cruzado-sionistas y los consultores del contra-Islam como Daniel Pipes, Robert Spencer, Michael Scheuer, Steven Emerson, y sí, incluso si el cruzado-en-jefe George W. Bush abandonasen su infidelidad y se arrepintieran y entrasen en la luz del Islam y volvieran sus espadas contra los enemigos de Alá, sería aceptado por su parte y se convertirían en nuestros hermanos en el Islam. Y enviamos una invitación especial a todos vosotros los que lucháis contra el sueño petrolero cruzado de Bush en Afganistán, Irak y donde quiera que W. os envíe a luchar.
 
Gadahn también elogia a los psicofantes izquierdistas occidentales y practicantes de apología de la jihad global, y también les invita a convertirse en musulmanes:
 
¿Por qué no rendirse a la verdad? Escapad del ejército infiel y uníos al bando ganador. En cuanto a aquellos que han expresado su respeto y admiración al Islam, y reconocido que es la verdad y mostrado el apoyo y la simpatía a los musulmanes y sus causas como George Galloway, Robert Fisk y muchos otros, os digo, ¿no es el momento de que dejéis de sentaros en el margen y os unáis al bando de la verdad? Abandonad al infiel y aceptad la verdad.
 
Es importante observar que “la invitación” de Gadahn al Islam se acompaña de una amenaza de violencia: “A los americanos y el resto del Cristianismo os decimos, arrepentíos de vuestros caminos desencaminados y entrad en la luz de la verdad o quedaos el veneno y sufrid las consecuencias en este mundo y en el siguiente….” En esto, Gadahn sigue el ejemplo del profeta musulmán Mahoma, que dijo a sus seguidores:
 
“Cuando os enfrentéis a vuestros enemigos los politeístas, invitadles a tres cursos de acción… Invitadles [a aceptar] el Islam; si os responden, aceptadles y desistid de luchar contra ellos… Si rehúsan aceptar el Islam, exigidles que paguen la jizya [el impuesto a los no musulmanes especificado en Corán 9:29]. Si están deacuerdo en abonarlo, aceptadlo y bajad las manos. Si rehúsan pagar el impuesto, pedid ayuda a Alá y luchad contra ellos” (Sahih 4294).
 
Las instrucciones de Mahoma de extender una invitación a convertirse al Islam y acompañarla de una amenaza también eran seguidas recientemente por el Presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad. Por su parte, Gadahn llama al profeta Mahoma “el amo y señor de los hijos de Adam y la representación de los altos valores morales y buen carácter”.
 
La calaña de Gadahn y el credo supremacista del que se ha convertido en representante de ventas era evidente en otras partes de su mensaje. “El Islam”, explicaba, “es la única religión aceptable para Alá y llega con el libro revelado, el Corán, que deroga todas las revelaciones anteriores, como la Torá y los Evangelios... Alá no reconoce ninguna separación entre religión y estado”. En esto plasma la expresión de la supremacía islámica que deslegitima las tradiciones religiosas de judíos y cristianos. En línea con el Corán (3:67), Gadahn dice, “Abraham no era ni cristiano ni judío, sino un hanif musulmán [un hanif es un monoteísta pre-islámico]” En otras palabras el judaísmo y el cristianismo que se practican hoy no tienen ninguna legitimidad, sino que simplemente son corrupciones renegadas de la verdadera religión, el Islam.
 
Tal vez Adam Gadahn esté furioso conmigo por describirle hace un par de años como aparece en una foto antigua: “un chico americano regordete de pelo largo que parece enfrascado en una lucha desesperada por echar barba”. Adam, de la fotos recientes veo que has ganado esa batalla, por lo que te felicito. En tus luchas existenciales, sin embargo, no prevalecerás. Gracias por tu invitación a convertirme en musulmán y enarbolar mi espada contra los enemigos de Alá. Pero me temo que debo rehusar. Mientras que aprecio el hecho de que convertirme en tu “hermano en el Islam” me puede suponer una garantía de mi integridad personal que no disfruto hoy, algunas cosas son más importantes que eso. No puedo y no cederé a tal intimidación, con todas las consecuencias, y no quiero vivir en una sociedad que cede ante tal intimidación.
 
Estoy convencido de que las sociedades que respetan la igualdad de derechos entre todos los pueblos, incluyendo mujeres y minorías religiosas, así como la libertad religiosa, son superiores a aquellas que no lo hacen. Espero que tales sociedades sean capaces de reunir la voluntad para resistirse a ti y tu “invitación” con todas sus implicaciones, antes de que sea demasiado tarde.
 
Mientras tanto, Adam, tengo una invitación propia para ti: te invito a aceptar la Carta de Derechos y entrar en mi hermandad de Thomas Jefferson y James Madison. Mi invitación no se centra en mi religión, aunque te invito también a ello, sino más en el marco dentro del que los pueblos de religiones diferentes pueden vivir en armonía, paz y respeto mutuo - suponiendo que ninguno de los grupos aludidos elogie las ambiciones supremacistas de subyugar a los demás.
 
Espero que consideres mi invitación cuidadosamente.

 
 
Robert Spencer es director de Jihad Watch y autor de 5 libros, 7 monografías y numerosos artículos acerca del terrorismo islamista. Licenciado con honores en Estudios Religiosos por la Universidad de Carolina en Chapel Hill), lleva desde 1980 estudiando teología, derecho e historia islámicos en profundidad. Es adjunto de la Free Congress Foundation, y sus artículos acerca del islam aparecen en el New York Post, Washington Times, Dallas Morning News, el National Post de Canadá, FrontPage Magazine, WorldNet Daily, Insight in the News, Human Events o National Review Online entre otros. Entre sus textos se encuentran algunos de los libros más conocidos acerca del terrorismo islámico, como “El mito de la tolerancia islámica” (Prometheus Books, 2005. ISBN 1591022495), “La guía políticamente incorrecta del islam” (Regnery Publishing, 2005. ISBN 0895260131), o “El islam al descubierto: cuestiones preocupantes sobre la religión de mayor crecimiento del mundo.”