Los enemigos de Bush soportan una semana difícil

por Larry Elder, 14 de agosto de 2007

Lo hice de nuevo -- abrí la boca.
 
Conducía detrás de un coche que llevaba a dos tipos. Su pegatina rezaba, 'la guerra no es la respuesta'. Debería haberlo pensado mejor, pero les di alcance en un semáforo, bajé mi ventanilla, y dije, 'Vale. Si la guerra no es la respuesta, ¿cuál es?”
 
“¡La paz!,” respondió airadamente el conductor.
 
“Sólo por curiosidad', dije, '¿crees que la gente en Teherán va conduciendo por ahí con pegatinas como esa?”
 
“¿De modo que usted apoya la guerra?', gritó su copiloto.
 
Vaya, pensé, qué súbito cambio de tema. Todo lo que quería saber era, si la guerra no es la respuesta, entonces ¿cuál es?
 
“¿Qué guerra?' Dije. '¿Irak? ¿Afganistán? ¿La Segunda Guerra Mundial? ¿La Guerra Civil? ¿Podrías ser un poco más específico?'
 
El copiloto se desgañitaba. '¡La guerra de Irak! ¿Y dónde están las armas de destrucción masiva?'
 
“Mira”, dije, “yo tengo algunas pegatinas en mi ranchera que dicen 'Decapitar no es la respuesta'. ¿Queréis un par?“
 
“¡Que te den!” dijeron al unísono. Su coche salió disparado.
 
Ah, otro ejemplo más del 'retorno al civismo' tras la recaptura del Congreso por parte de los Demócratas. Pero la pregunta de mi “antagonista” acerca de las armas de destrucción masiva plantea una idea interesante. Suponga que realmente ubicamos arsenales de armas de destrucción masiva, ya sea en Irak o descubriendo que Sadam las exportó -- probablemente a Siria -- antes, durante y después de la invasión. ¿Apoyarían la guerra de Irak los críticos pacifistas de Bush? Pero un amigo me dijo algo que da una pista.
 
Recordará que durante un breve período de tiempo, nuestro ejército sí localizó armas de destrucción masiva. La noticia fue descartada casi inmediatamente, dado que 'las armas de destrucción masiva' resultaban ser viejas y estar gastadas, improbables de plantear amenaza alguna. Mi amigo, un actor, me dijo que algunos otros actores y él se encontraban en un decorado trabajando juntos. Uno dijo, '¡Joder, encontraron las armas de destrucción masiva!' No, “Hey, puede que tenga que reconsiderar mi oposición a la guerra porque nuestro ejército encontró armas de destrucción masiva'. O, “Me siento aliviado por la guerra, el Presidente estaba en lo cierto'. O, “El descubrimiento de las armas de destrucción masiva demuestra que en realidad sí afrontamos la posibilidad de que Sadam entregase las armas de destrucción masiva a un terrorista o incluso utilizara los artefactos contra América o intereses americanos por su cuenta'. Pero no. La reacción casi unánime -- mi amigo mantuvo la boca cerrada -- fue, 'ese escandaloso Bush estaba en lo cierto'.
 
Esto nos lleva a noticias recientes más desagradables -- al menos si usted considera 'una vorágine' la guerra de Irak.
 
El apoyo musulmán global al terrorismo suicida, según una encuesta Pew Global Attitudes reciente, muestra un dramático declive. En el Líbano, en el 2002, el 74% de la población convenía en que los atentados suicida estaban 'justificados en ocasiones o con frecuencia'. Ahora solamente el 34% piensa de esta manera. El apoyo en Pakistán ha caído del 33% al 9%. Asombrosas caídas similares se encuentran en Bangladesh e Indonesia. En siete de los ocho países musulmanes examinados, el apoyo a atentados suicida cae.
 
¿Qué tal algo de aprecio a Bush, quien, después de todo, parece ahora, por lo menos un poco, un unificador y no un divisor?
 
Más “malas” noticias.
 
'El apoyo a la invasión inicial se ha elevado, demuestra una encuesta', rezaba el titular de un importante periódico norteamericano. El apoyo a la guerra, en el 35% en mayo, se encuentra ya en el 42%, una subida del 20%. Al día siguiente, el periódico explicaba en su página web, 'La guerra en Irak es la noticia presente más importante con diferencia ahora mismo. La opinión pública sobre la guerra juega un papel crítico en esa noticia. Es el motivo de que cuando dispusimos de una conclusión estadísticas sobre la guerra que no supimos explicar, volvimos atrás e hicimos otra encuesta sobre la misma materia.
Queríamos cerciorarnos de que lo habíamos entendido bien”.
 
Pero anonadado por los resultados de la encuesta, el periódico llevó a cabo una segunda encuesta para confirmar los resultados. Su explicación: 'Las cifras de julio representan un cambio. Era antiintuitivo”. Al parecer, tan antiintuitivo que, después de llamar a la guerra de Irak 'la noticia presente más importante con diferencia ahora mismo', el periódico informaba del repunte del apoyo a la guerra en la página 9 del cuadernillo principal.
 
Ahora vamos con 'el incremento' iraquí.
 
El General David Petraeus, el jefe de las fuerzas norteamericanas en Irak -- confirmado unánimemente por el Senado -- decía recientemente del incremento, 'Hemos logrado lo que creemos es un grado razonable de iniciativa táctica sobre el terreno, avances contra la principal amenaza a corto plazo , al-Qaeda Irak, y también avances contra lo que es otra amenaza a corto plazo y también una amenaza potencialmente a largo plazo: la milicia chiíta de extremistas”.
 
En un artículo titulado “Al-Qaeda afronta rebelión entre sus filas', el London Times escribe, 'Docenas de miembros de al-Qaeda de bajo rango en Irak se están atreviendo a convertirse en confidentes del ejército norteamericano en un vecindario hostil de Bagdad.
La innovadora maniobra en Doura forma parte de una tendencia más general que ha comenzado en otros fortines de al-Qaeda por todo el país y en la cual grupos insurgentes y jeques tribales sunitas han cerrado filas con la coalición en contra del movimiento extremista'.
 
Oh, una cosa más. El índice de confianza del consumidor acaba de alcanzar un máximo de los últimos seis años.
 
Una semana difícil.

 
 
© 2007, Laurence A. Elder Distributed by Creators Syndicate Inc.