La recuperación de la isla Perejil

por Rafael L. Bardají, 17 de julio de 2002

1. - 19:57
P. Sr. Bardají: ¿A quién pertenece Pe-rejil? ¿Es nuestra, de los marroquíes, de nadie o aún no estáa muy claro? Muchas gracias.

R. España ha estado presente, incluso permanentemente, desde hace siglos en Isla Perejil. Hubo, por ejemplo, una guarnición entre 1808 y 1823. No se discutió su sobreranía al final del Pro-tectorado en 1956, cuando nace el Ma-rruecos moderno y ni siquiera Ma-rruecos la incluyó en su reclamación ante Naciones Unidas en 1975. El Mi-nisterio de Exteriores español, en cualquier caso, reconoce que se trata de un tema en disputa por la posición Marroquí, que entiende que está en sus aguas interiores (asunto a dirimir y que no está claro con la legislación en la mano), pero entiende también que se había llegado a un acuerdo de no militarización del islote, roto aho-ra, el pasado día 11, por una acción unilateral y, si se me permite, un tan-to aventurera, de Marruecos.

2. - 20:03
P. Estimado Dr. Bardají: algunos me-dios parecen exagerar la cuestión previendo un escenario como éste: Declaración de guerra marroquí, Es-paña responde, la OTAN es invocada, la Liga Árabe también, excusa para ataques terroristas en Europa, EEUU, Israel... - ¿realmente cree que llegare-mos hasta ese extremo? ¿Cree que nuestra Defensa había contemplado un escenario así? Le saluda cordial-mente un ex alumno suyo de ICADE. Gregory

R. Creo que la respuesta del Gobierno español ha sido a la vez firme y pru-dente. se ha intentado manejar el pro-blema en un estricto ámbito bilateral, aunque no potr ello dejando de expli-car esta ocupación a nuestros socios y aliados. Ciertamente el por qué de esta acción marroquí sigue siendo un misterio, al nenos para mí. Pero no creo que se pueda derivar una escala-da de la tensión y que, afortunada-mente, tengamos que pensar en esce-narios catastrofistas. Puede que Ma-rruecos estuviera 'tanteando' la fir-meza y la actitud española, que ha sido unánime en el rechazo de la ocu-pación y en la becesidad de hacer algo al respecto; o puede que moviera fi-cha por razones puramente domésti-cas. En cualquier caso, creo que entre todos lograremos que este incidente se quede en lo que ha sido, una crisis limitada y de corta duración y no ge-nere mayores problemas para nuestra presencia en la zona.

3. - 20:13
P. ¿Por qué es tan importante la isla Perejil en el entramado del Estrecho, o es simplemente una cuestión de sobe-ranía?

R. Cuando tenía sentido contar con una presencia militar en ambas orillas del Estrecho, la isla Perejil era un buen puesto de observación del tráfi-co de superficie. Ya lo señalaron los británicos durante nuestra guerra de Independencia. Pero eso ya no es así y, honestamente, creo que el valor militare real del islote, para nuestras fuerzas armadas y para la defensa y seguridad de España es nulo. No obs-tante la cuestión de la soberanía es mucho más relevante. Sobre todo porque aunque se reconozca que no está clara, lo que no se debe admitir es ningñun movimiento unilateral y mucho menos si se recurre a la fuerza armada (aunque sea en número redu-cido y sin opisión al estar deshabitado el islote). es más, desde mi punto de vista personal, creo que lo más graves hubiera sido una ausencia de reacción por parte española, lo que podría in-ducir a Marruecos a pensar que espa-ña tiene una actitud entregusita de sus posesiones en el Norte de Africa. Puede que esa no fuara la intención de Rabat, pero sería una lectura muy fácil de hacer y muy peligrosa, pues en determinadas cirucnstancias po-dría dar lugar a otroas acciones ma-rroquíes. En suma, creo que la firme-za y el rehazo español a esta acción era necesaria y que se debúia restituir el status quo ante para cerrar posibles ventanas de vulnerabilidad en la zo-na. Eso sí, españa, como ha realizado, debía forzar la salida sin recurrir a una fuerza desproprocionada y, mejor que mejor, sin disparar un tiro y sin bajas. Felizmente así ha sido.

4. - 20:16
P. ¿Puede existir una conexión entre la provocación de Marruecos y Al Qaeda? ¿No sería un pretexto para comenzar una guerra entre Occidente y el integrismo árabe?

R. No creo que la ocupaciòn de Isla Perejil esté inspirada por Al Qaeda. Pero no descarto que en las más altas instancias marroquíes, la lucha que ese país está llevando contra militan-tes de Al Qaeda en su suelo le hubiera inducido a pensar que contaba con un apoyo incondiconal norteamericano para cualquier acción que emprendie-ra, como la de ocupar la isla. No ha sido así y supongo que las autorida-des marroquies habrán sabido extraer su lección.

5. - 20:23
P. Por qué si la isla de peregil no es de España (o al menos no está claro que lo sea), se ha dado este paso tan im-portante de la expulsión y ocupación por militares españoles. ¿Cree que se ha valorado suficientemente la reper-cusión de una acción militar a 200 metros de Marruecos?

R. Se ha dado este paso, en mi opi-nión, porque no hacer nada entrañaba muchos más riesgos. España ha in-crementado su despliegue militar en la zona como factor de disuasión cla-ro, ante la remota posibilidad de que Marruecos se sintiera tentado de repe-tir su acción, pero ha actuado con unos medios muy limitados, en un claro deseo de restringir al máximo el perfil militar. estoy convencido de que esta decisión la ha adoptado el Presidente Aznar asesorado por sus Ministros de Defensa y exteriores y de los mandos militares. Es verdad que toda acción implica unos riesgos, y que cuando hablamos de operaciones militares la incertidumbre crece ex-ponencialmente. Así y todo, creo que ha sido una sabia decisión.

6. - 20:28
P. Estimado Sr. Bajardí: Ahora que se ha empleado la fuerza militar y se ha destapado la caja de Pandora, en su opinión, ¿cuántas probabilidades hay de que las situación vaya a peor, y cual cree Vd. personalmente que será el desenlace del problema? Un saludo y gracias.

R. Creo que una acción como la que se ha tomado, con medios muy espe-cializados pero muy reducidos, no es abrir la Caja de Pandora. es más, el mensaje que se quiere transmitir es: se ha hecho lo suficiente para poner fin a la ocupación de Isla Perejil, pero nada más. La presencia posterior de tropas españolas es un medio más de refor-zar la disuasión y evitar una nueva ocupación, muy fácil si no hubeira nadie, como el día 11. Esto debería servir para que Marruecos compren-diera que por la fuerza no se puede alterar el status quo. Igualmente, la activa diplomacia española ha conse-guido estos días no sólo un apoyo explícito a nuestras posiciones de la UE y la OTAN, sino aislar a Marrue-cos en sus actuaciones. Por tanto, yo apostaría -sabiendo que no soy el Oráculo de Delfos- por que esta situa-ción no va a ir más allá de donde es-tamos. Posiblemente algo de retórica encendida por parte de Rabat (la justa para salvar la cara) pero nada más. El destino de Marruecos y el de españa está, nos guste o no, inextricablemen-te unido. Y deberiamos ser capaces de superar este lamentable episodio y construir una relación más positiva.

7. - 20:34
P. Parafraseando a Isaac Asimov en su trilogía 'la fundación', 'la violencia es el último recurso del incompeten-te'. ¿No nos hemos puesto a la altura de Marruecos al expulsar a los solda-dos del islote? Aun más, ¿no es posi-ble que Marruecos pretendiese preci-samente esto para hacerse la víctima frente a la comunidad internacional?

R. ¿Hubiera sido posible una salida negociada sin tener que recurrir a la fuerza, por mínima que haya sido? La valoración que ha hecho el Gobierno en el día de ayer, tras reiteradas con-versaciones con las autoridades ma-rroquíes, es que Marruecos se empe-cinaba en mantener su pequeño con-tingente militar en isla Perejil. Eso por un lado. Por otro, la aplicación de sanciones económicas y otros medios de presión internacional sobre Ma-rruecos hubieran dado sus frutos -en todo caso- muy a largo plazo. Es más, si nos fiamos de los resultados de otros embargos, por ejemplo,no hay que ser muy entusiasta de este tipo de medidas. Por eso, y teniendo en cuen-ta que se trataba de desalojar a un pequeño número de soldados, con escasa capacidad de sostenimiento y de autoprotección y asumiendo que esta crisis no va a escalar por decisión de Marruecos, la única alternativa viable, a corto plazo, era el envío de comandos, 'boinas verdes', para for-zar la salida de los ocupantes. El es-cenario alternativo, seguir hablando y utilizando presiones diplomáticas habría congelado la situación durante meses y, en consecuencia, favorecido el acto de Marruecos.

8. - 20:40
P. ¿No estamos haciendo un rídiculo espantoso? Si todos los historiadores estan de acuerdo que españa no tiene derechos territoriales sobre Perejil, y si el conflicto se pone bajo el arbitraje de la ONU y esta no hace trampa -lease presión coordinada de los 'alia-dos internacionales'- nos veremos obligados a devolverlo. ¿No es cierto?

R. permítame que diga que pienso que harñiamios aún más el ridículo si no actuáramos como hemnos hecho, y se hubiera dejado isla Perejil a merced del capricho ynla acción militar ma-rroquí. Creo que la acción del Gobier-no españo, ha dejado claro que lo que no puede aceptar nunca es una modi-ficación del status quo por la fuerza y por una polñítica uniulateral de hechos consumados. Y eso no cierra a que en el futuro se pueda discutir so-bre la soberanía de Isla Perejil. Eso sí, mediante el diálogo diplomático. Y creo que ese es un mensaje que ma-rruecos deberñia haber entendido desde esta mañana más claramente.

9. - 20:47
P. Buenas tarde, soy un ciudadano melillense.¿Cree que las ciudades de Ceuta y Melillla deben temer por su seguridad? ¿Sería posible un ataque a alguna de estas dos ciudades españo-las?. Un saludo

R. A mi me gustaría dejar claro un mensaje de tranquilidad para todos los españoles, tanto en Ceuta y Meli-lla, como en la Península o en las Ca-narias: no creo que la crisis vaya a degenerar en algo mayor, sino que estoy convencido de que hemos visto el máximo de violencia y confronta-ción. En todo caso, como se ha visto en los últimos cinco días, el Gobierno español ha reforzado de manera bien visible su presencia militar en la zona, con la clara intención de enfriar cual-quier idea aventurera en el lado ma-rroquí. es apresencia se mantendrá mientras se estime necesario y eso no deja de ser un factor de seguridad añadido. si Marruecos hubiera queri-do entrar en guerra con españa lo hubiera hecho y no tomando Isla Pe-rejil. Su ambigua elección me lleva a pensar que no entraba en sus cálculos una apuesta mayor. Pero como nunca se sabe, mejor que mejor la presencia de nuestras fragatas y soldados en la zona. Pero de nuevo, estoy convenci-do de que este incidente obligará a Marruecos a recurrir al instrumento diplomático y no a la fuerza para re-solver sus diferencias con España.

10. - 20:52
P. ¿Cree que sabían algo los servicios de inteligenia sobre el incidente des-encadenado por Marruecos? Si no es así, ¿no cree que deberían haber esta-do informados? un saludo desde el Reino Unido.

R. desconozco lo que sabían e infor-maban al Gobierno los servicios de inteligencia (CNI). es de suponer que una decisión como la de ocupar Isla perejil, hubiera requerido una planifi-cacióna alto nivel, suceptible de haber sido 'percibida'. Pero soy comprensi-vo con los hipotéticos fallos de la in-teligencia en general. Si no, no existi-rían las sorpresas. Y existen. Eso sí, me parece que en términos generales, esta acción ha puillado por sorpresa al país entero, en el sentido en que en nuestro universo mental, en nuestra incipiente cultura estratégica, una acción como la realizada por Marrue-cos quedaba fuera de nuestro marco de atención. En ese sentido, todos y no sólo los servicios de inteligencia, deberíamos estar más abiertos a cosas que pensamos no son imaginables simplemente porque no han ocurrido nunca antes. Dicho todo lo cual, un país como Marruecos debería ser ob-jeto de una dedicación refrozada de la inteligencia. para intentar anticipar sus movimientos pero, sobre todo, para tener una mejor comprensión de sus motivaciones, clave de hasta dónde se puede llegar en una situa-ción determinada.

11. - 20:55
P. MENSAJE DE DESPEDIDA:

R. Siento tener que abandonar esta sesión y que la lentitud de la línea no me haya permitido contestar más cuestiones. Confio en la benevolencia de quienes han esperado inutilmente mi respuesta. espero poder tener otras oprtunidades para proseguir esta charla, aunque confio que será sobre otro tema, de desear una crisis que no nos afecte tan directamente. Muchas gracias a todos.