La nueva revolución americana

por Lourdes López Nieto, 8 de mayo de 2007

(Del libro La nueva revolución americana: por qué la derecha crece en Estados Unidos y por qué los europeos no lo entienden de José Maria Marco Tabarra. Ciudadela, Madrid, 2007.)

Esta obra tiene interés por muchas razones. En primer lugar porque permite conocer profundamente por que la derecha ha crecido en Estados Unidos durante los últimos treinta años. Ese libro realiza un análisis sobre las raíces históricas y evolución del pensamiento y cultura política, así como del comportamiento de una parte importante de los ciudadanos norteamericanos. Explica prolijamente el origen y desarrollo de las numerosas y diversas iniciativas surgidas como respuesta y alternativa a las impulsadas desde el campo demócrata, hasta entonces hegemónico, entre otras razones por la inhibición de sus adversarios conservadores. En suma, permite conocer como se fue forjando la coalición conservadora coincidiendo, no por casualidad, con la presidencia de R. Reagan y como ha evolucionado hasta hoy especialmente durante los mandatos del presidente G.W. Bush. 
 
La publicación de esta obra por lo tanto, es oportuna porque contribuye a llenar un vacío editorial en español sobre este asunto, que existía hasta que hace un año se tradujera La nación conservadora: el poder de la derecha en Estados Unidos, obra de dos periodistas británicos residentes en  Norteamérica (J. Micklethwait y A.Wooldridge). Sin embargo, el enfoque y tratamiento de ambos textos, que sin duda son complementarios, difiere en muchos aspectos. Por ejemplo, ellos presumen el carácter conservador de Norteamérica, en parte motivado por el menor conocimiento que sus autores tienen u otorgan a la historia y pensamiento político. Pero la principal diferencia estriba en el papel que desempeña el libro de J.M.Marco en el difícil momento que vive España.
 
Parafraseando al autor sobre la utilidad de importar y traducir a Sarkozy para responder a las urgentes demandas y aspiraciones de muchos españoles, era muy necesario que un español comprometido por la defensa de la libertad en esta nación, presentase de forma exhaustiva, pero amena un espejo en el que poder mirar. ¿Para ver qué? Por una parte, para conocer las propuestas y acciones realizadas por los conservadores norteamericanos en el terreno de la ideas, en la defensa de valores como los religiosos y también entorno al excesivo protagonismo de los poderes públicos en la vida de los ciudadanos, (impuestos, educación, etc.). Por otra, este libro permite ver en ese espejo, como algunos personajes, iniciativas y prácticas políticas y de todo tipo (mediática, intelectual, religiosa, etc.) impulsadas en el entorno de la derecha, especialmente en algunas Comunidades como las de Madrid o Valencia, tienen su equivalente y están en marcha en España desde comienzos de 1990, coincidiendo con la refundación del Partido Popular y el liderazgo de J.M.Aznar. En el espejo encontramos iniciativas como el papel de Libertad Digital y el de los católicos, aunque se echa en falta otros, como la mayor implicación de los empresarios en impulsar centros de ideas o la movilización frente al intervencionismo del ámbito público. Después, al comienzo de siglo y como respuesta al radical giro del Partido Socialista, la movilización de liberales y conservadores ha aumentado. Sin embargo estos comportamientos muchas veces están acompañados de complejos, de temor y muchas veces predomina el pesimismo ante el impacto que puede generar en los adversarios la participación en iniciativas en defensa de sus valores y principios. Este rasgo contrasta mucho con el optimismo y la falta de complejos de los que gozan la mayoría de los norteamericanos. Por ello, es tan oportuna y recomendable la lectura de este libro para cualquier ciudadano español que hoy sienta su libertad amenazada y recordar que muchos cambios se originan en Estados Unidos y después llegan a Europa. Obviamente esta propuesta se extiende a ciudadanos de habla hispana que también hoy tienen menos libertad (venezolanos, bolivianos...). Este es el segundo argumento que fundamenta el interés de este libro. En efecto, está escrito con la fuerza y optimismo que otorgan tanto la convicción de las ideas y hechos que se analizan en el texto, como las que se desprenden y contagian del optimismo de la sociedad norteamericana.  
 
Ello no obsta para que se trate de una publicación muy rigurosa en el análisis que realiza de todos y cada uno de los asuntos que aborda, cuya densidad, complejidad e interrelación entre ellos, permiten al autor evaluar los problemas y disfunciones que estos han generado. En parte, el individualismo, pluralismo y libertad de quienes han impulsado desde el complejo mundo conservador las diversas iniciativas, explican tanto las dificultades para forjar una coalición, como los problemas para canalizar las diversas y complejas demandas que surgen de este entorno. Por ejemplo en el campo de la educación y como alternativa al “busing”, los conservadores han impulsado en diversos momentos y estados colegios privados, concertados, el cheque escolar y la educación en casa. El impacto de las diversas iniciativas incluidas la política educativa del presidente Bush ha sido desigual en términos de cantidad y de mejora del nivel educativo. El libro recoge las diversas reacciones que generaron las iniciativas citadas y explica por que muchas de ellas provocaron tensiones dentro de la gran coalición y los retos y dificultades del presidente Bush para ordenar las demandas y arbitrar soluciones. Por ello, este libro también es especialmente recomendable para los dirigentes y responsables del Partido Popular, así como para las diversas organizaciones y movimientos liberal conservadores. En el encontrarán también ideas, problemas y soluciones útiles al coincidir en la defensa de valores frente al relativismo de la otra parte de sus dirigentes y de la sociedad. Pese a las enormes diferencias existentes entre ambas naciones en términos institucionales, económicos, culturales, etc., quienes defienden y comparten valores han de afrontar 
 
Finalmente este libro puede contribuir a diluir el sentimiento irracional anti-norteamericano, al menos en el ámbito de la derecha, al permitir conocer una realidad con la que compartir valores y objetivos. En España hay un enorme desconocimiento de la primera potencia mundial incluso de lo acontecido allí durante los últimos treinta años, cuando la llegada de las nuevas tecnologías y de la democracia habrían podido solventar este vacío. Además, la imagen e información que se tiene de este hecho ha estado desvirtuada y desenfocada por la visión ofrecida por quienes se han ocupado de transmitir dicha realidad: académicos, informadores o cineastas entre otros, mayoritariamente vinculados al liberalismo norteamericano, esto es a la izquierda socialdemócrata europea. Ambas circunstancias han contribuido a mantener vivo el sentimiento antiamericano en la izquierda y derecha europeas. En la práctica, la imagen mayoritaria que se tiene de Estados Unidos no sería muy distinta a aquella que aún hoy sigue identificando España con el torero y el flamenco,  motivado por el menosprecio y  los complejos, en gran medida fruto de la ignorancia. Incluso en el ámbito académico han predominado las interpretaciones que definían el sistema político norteamericano como excepcional, las elecciones como no competitivas, o el carácter pernicioso de los grupos de presión (lobbies). Para la derecha europea, el rechazo a Estados Unidos se identifica a veces con altísimo número de divorcios, abortos, violencia...etc. Sin embargo, sabemos que este sentimiento antiamericano desaparece al entrar en contacto con dicha realidad, es decir residiendo allí aunque sea brevemente, incluso tras viajar a ciudades tan singulares como Nueva York o Los Angeles. Cuando ello no es posible de forma inmediata, aunque habría que poner en marcha un programa equivalente al Erasmus para que aumente el número de jóvenes que conozcan aquel país, es menester recurrir de forma complementaria a la lectura de un texto que cuando es riguroso y profundo, permite conocer y dar respuesta al interrogante que se plantea el autor: “por qué la derecha crece en Estados Unidos y por qué los europeos no lo entienden”.
 
En suma, este libro merece ser destacado porque cumple varios objetivos todos ellos muy importantes. Además se trata de una obra fruto de una investigación minuciosa, sistemática y densa, elaborada a partir de fuentes muy diversas y rigurosas. Está redactado de forma accesible y entretenida, salpicada de innumerables ejemplos y con ingente información de cada uno de los temas y objetos que describe, analiza y explica.