La amenaza de Bin Laden a Europa y el nuevo mensaje jihadista

por Walid Phares, 2 de abril de 2008

(Publicado en American Thinker, 21 de marzo de 2008)

En una grabación distribuida a través de Internet, Osama Bin Laden amenazaba a Europa con el castigo a causa de 'su negligencia a pesar de la oportunidad presentada de tomar las medidas necesarias' para impedir la reproducción de las viñetas danesas. También amenazaba al Vaticano con represalias por un supuesto papel de incitación 'contra la religión'.
 
Esta advertencia de Al Qaeda sería normal en la lógica jihadista salafista. Este movimiento radical obviamente considera las viñetas como el insulto definitivo a los musulmanes y desataría la violencia extrema en represalia. Realmente habría sido de esperar que Al Qaeda respondiese por 'la violencia' hace mucho tiempo. En la práctica, esta grabación en concreto es intrigante precisamente por ser demasiado 'política' (léase demasiado sofisticada). La variante del jihadismo de Bin Laden golpea primero se explica después. De manera que, ¿por qué es este mensaje más peculiar que los anteriores? ¿Qué podemos leer en él?
 
En pocas palabras, se puede ver la huella de los 'políticos' y estrategas jihadistas de las relaciones internacionales profundamente implicados en los juegos diplomáticos de ambas orillas del Mediterráneo. Incluso si realmente es la voz del señor de Al Qaeda, se puede ver cada vez más el impacto de los operativos políticos en las declaraciones públicas del movimiento. Este es el motivo:
 
Una reacción clásica de Al Qaeda a 'las viñetas infieles' habría sido una represalia en el corazón del enemigo con dureza simple y elevada brutalidad ideológica. Pero la grabación tiene otras ideas que establecer que simplemente las viñetas. El mensaje carga las tintas en Europa al tiempo que utiliza 'la jihad de las viñetas' como excusa. Bin Laden y sus estrategas están preocupados por el ascenso de líderes nacionales firmes en el continente: Sarkozy, Merkel, Brown y una probable reaparición del partido de Berlusconi en el poder en Italia.
 
En muchas partes de uno, la ciudadanía rechaza las intimidaciones jihadistas y cada vez es más expresa en ello. Francia se mete en el Chad, Alemania tiene barcos en el Mediterráneo Oriental y España detiene salafistas. Pero los practicantes tradicionales de la apología de la agenda islamista en Europa siguen siendo fuertes. Al Qaeda pretende utilizar a los apologistas contra 'la resistencia'. ¿Qué mejor manera que amenazar con atacar la paz de Europa si sus valores liberales no son alterados?
 
Esencialmente ese es el mensaje de Bin Laden: cambiad vuestras leyes en materia de libertades y libertad de expresión o afrontad las consecuencias. 'Si no hay límites a la libertad de vuestras palabras, entonces abrid vuestras mentes a la libertad de nuestras intenciones”.
 
Pero una investigación exhaustiva del origen de este argumento no se remonta a la retórica tradicional de Al Qaeda -- el grupo no se preocupa en absoluto por los cambios del Derecho en los territorios infieles -- sino que se remonta a las exigencias realizadas por jihadistas 'poderosos' en gobiernos europeos. Una simple visita a la hemeroteca demuestra que no fueron ni Bin Laden ni Zawahiri los que han solicitado a Europa crear leyes contra 'la difamación de las religiones', sino las fuerzas e intelectuales islamistas 'de referencia'. Entre ellas, la Hermandad Musulmana, la Unión de Religiosos Islámicos (también influenciada por la Hermandad y dirigida por el jeque Yusuf al Qardawi, líder espiritual de al Jazira), un buen número de académicos radicados en Europa y el grueso de los clérigos radicales wahabíes. Esta realidad reveladora queda plasmada en una de dos tendencias: o bien Al Qaeda se está sirviendo de la argumentación de los islamistas políticos para dar lugar a un conflicto masivo urbano contra Europa, o bien los 'jihadistas políticos' son ya capaces de influenciar el discurso de guerra de Al Qaeda. Ambos casos merecen un examen más cuidadoso.
 
La grabación de Bin Laden curiosamente recoge los comentarios realizados por tertulianos de al Jazira que acusan a Europa de 'asociarse' con Washington en 'una guerra contra el islam'. También acusa al 'continente' de ser hipócrita al rechazar compromete su sistema legal 'liberal' al tiempo que hace 'excepciones' en lo referente a 'eximir a los soldados americanos' de sus propias leyes: un argumento simplemente demasiado complicado para ser de Al Qaeda, pero presentado por frecuencia por los colectivos islamistas en al Jazira e Internet.
 
Pero la grabación no obstante realiza una serie de amenazas clásicas a lo Bin Laden prometiendo la venganza 'se considerará'. También continúa para condenar al Papa por 'inspirar esta cruzada' y no pierde oportunidad de incriminar al 'apóstata' monarca saudí por no defender al islam. La grabación abarca otros muchos temas, como la necesidad vital de jihad en Gaza o Irak. Con una mezcla retórica así, ¿cómo entender el mensaje? Yo recomendaría examinar el cambiante contexto de la mensajería bin Ladenista.
 
Hace pocos meses enviaba una grabación de tono fuertemente Trotskyista, utilizando referencias nacionales norteamericanas: el impacto de redactores 'americanos' era evidente. En esta grabación se puede ver la huella de jihadistas internacionales (quizá europeos) y parecen estar frustrados a causa de las exigencias realizadas, pero que parecen haber sido confrontados por los gobiernos europeos 'renegados'. En última instancia, el mensaje al continente está claro: o seguís nuestro consejo y alteráis vuestras leyes y dais acomodo a nuestra agenda ideológica, o de lo contrario Al Qaeda dará luz verde en el continente.
 
La voz de estos 'asesores' en la sombra -- o de sus argumentos por lo menos -- se ha abierto camino hasta el corazón de la maquinaria de Al Qaeda. De aquí en adelante, depende de los europeos descifrar este mensaje enigmático. Tienen oportunidad de descifrar un lenguaje secreto que podría responder montones de preguntas en el continente.
 
Por último pero no menos importante, la 'rápida respuesta' de Al Jazira a la grabación llegaba en un programa llamado Ma’wara al jabar [Más allá de la noticia]. Interpretando el mensaje, el presentador afirmaba que Al Qaeda 'tal vez sea ahora una idea', de ahí la dificultad de derrotarla mediante medidas de contraterrorismo. Una afirmación difícil mientras los servicios de seguridad europeos frustran ataques potenciales -- en respuesta a esta grabación, pero también en respuesta a un documental holandés que se presume será crítico con el Corán, que se difundirá pronto. El examen de Al Jazira sobre Al Qaeda es relevante dado que está proyectando al movimiento como invencible físicamente.
 
Aún más interesante es que acuña la amenaza de Bin Laden como seria al tiempo que toca un tema de ijmaa bayna al muslimin, “consenso entre los musulmanes'. En otras palabras, mientras que la grabación lo dice expresamente, es Al Jazira la que afirma que 'el tema de las viñetas ha sentado consenso entre los fieles'. La confusión entre lo que dice Bin Laden - 'creará un consenso' -- y lo que decía el canal de financiación Qatarí - 'crea un consenso' - es preocupante. Para millones de espectadores, incluyendo a muchos en Europa, la frontera queda empañada.
 
Entonces entran los 'expertos en movimientos islamistas' de Al Jazira. Yasir al Zaatra, de Jordania, decía que Al Qaeda como tal no tiene que enviar militantes a Europa porque 'los grupos locales pueden ofrecer operaciones de guerra en suelo europeo'. Llevando el comentario más allá, Zaatra añadía que 'lo más probable es que algunos grupos ya se hayan ofrecido a Bin Laden para perpetrar ataques'. Afirmaba que existen células que perpetrarían estos ataques y Bin Laden los reivindicaría. Y para reforzar la debilidad de la amenaza, Zaatra se refería (extrañamente) a un comentario realizado por Michael Sheuer, un ex funcionario de la CIA que estaba a cargo de la unidad Bin Laden. Citando a Sheuer, el analista de Al Jazira decía que 'las amenazas de Bin Laden son ejecutadas siempre'.
 
Tras él, otro 'experto en grupos jihadistas', el doctor Diya' al Zayyat, decía que la grabación es una clara amenaza por parte de lo que llama (por primera vez) 'el líder general del movimiento salafista en todo el mundo'. Añadía que Bin Laden reivindicará cualquier acción potencial 'dependiente del tipo de operación y la publicidad generada'. Ambos tertulianos convienen en que la venganza tendrá lugar, y que será perpetrada por jihadistas radicados en Europa. Poniendo el colofón, el presentador de Al Jazira llama al discurso de Bin Laden 'la hoja de ruta jihadista”.
 
Lo que se entiende en el mensaje de Al Qaeda y el debate de Al Jazira está claro: el movimiento salafista mundial está 'hablando' con los europeos y los Euro-jihadistas. Amenaza a los gobiernos para que se retiren de la confrontación por una parte y liberar las reservas de jihadistas adoctrinados por el continente para 'tomar parte' en la violencia. El futuro próximo nos dirá si este detonante tiene o no éxito.


 

 
 
El Dr. Walid Phares es un experto en terrorismo, fundamentalismo islámico y movimientos yihadistas. Es miembro decano de la Fundación de la Defensa de las Democracias y escribe en publicaciones especializadas como Global Affairs, Middle East Quarterly, and Journal of South Asian and Middle East Studies además de para diversos periódicos de renombre mundial y de opinar para medios como CNN, MSNBC, NBC, CBS, ABC, PBS y BBC.