Globalización y seguridad: la necesaria revisión de un binomio obsoleto

por Isaac Martín Barbero, 23 de agosto de 2006

Los sobresaltos petroleros, las sucesivas crisis económicas y financieras, los conflictos comerciales, la irrupción del terrorismo y la criminalidad transnacional, la proliferación de escenarios apocalípticos, los conflictos político-sociales, la inmigración incontrolada o la amenaza de pandemias demandan, todos, una revisión de los conceptos y de las prácticas relativas a la “seguridad”.
 
Los peligros a los que hoy estamos todos sometidos son geográficamente globales, de una indudable dimensión económica y a menudo constituyen realidades conexas en sus causas y efectos. En nuestro tiempo, la globalización, a través de la acción combinada de las tecnologías del transporte, las comunicaciones y el tratamiento y la gestión de datos, ha hecho nuestro mundo más proclive al contagio de turbulencias de origen local. La globalización ha elevado la volatilidad de nuestras vidas. 
 
Ante el creciente recurso al ataque a la globalización desde dentro (utilización de aviones comerciales como bombas volantes o aprovechamiento de las facilidades de tránsito de personas y capitales para propósitos criminales, etc.,…) y ante la emergente importancia otorgada por las opiniones públicas a la gestión eficaz de las consecuencias económicas de los desastres, con independencia de que éstos tengan un causante humano más o menos inmediato, la distinción entre amenazas y riesgos es cada vez menos relevante. La identificación de la amenaza como un peligro nacido de la voluntad de un tercero, frente a la categorización del riesgo como la posibilidad de acaecimiento de un mal debido a factores involuntarios se desdibuja en la teoría como ya, de hecho, ha ocurrido en la práctica.
 
Los esfuerzos deben dejar de dirigirse hacia una elusiva “conquista de la seguridad” y orientarse hacia “la gestión del riesgo”. Esto supone empezar a fijar la atención en la vulnerabilidad, entendiendo por tal, la identificación de los peligros a los que quedamos sometidos, la asociación de probabilidades de materialización y la construcción de escenarios de impacto. Esta evolución requiere una pedagogía social que traslade a los ciudadanos la imposibilidad de sustraerse de manera absoluta a todo tipo de peligro, que enriquezca el debate público en torno a los riesgos que se han de correr y que refuerce la capacidad de la ciudadanía para enfrentar el futuro.
 

Desde un punto de vista operativo, resulta necesario asumir que el elemento tecnológico ni puede sustraernos totalmente del peligro ni puede remplazar el elemento humano (juicio y responsabilidad). En un mundo cada vez más interconectado, la actividad económica y social, la actividad humana, encuentra en la confianza su principal motor y su principal límite también. Por ello, la gestión del futuro -la gestión del riesgo-  requiere estrategias flexibles, creativas e integradoras. Sólo desde la asunción responsable de las consecuencias de las decisiones tomadas, el aprovechamiento de complementariedades y el convencimiento de que todos quedamos sometidos al principio que establece que una cadena sólo es tan fuerte como lo es el más débil de sus eslabones se logrará mitigar el riesgo global. Cuando las empresas más dinámicas hace años que han incorporado esta idea en su “gestión” se entiende mal la porfía de algunos políticos por seguir prometiendo “seguridad”.

Isaac Martín-Barbero es abogado y economista. Especializado en Estrategia, Relaciones Internacionales, Negociación y Comunicación Corporativa ha asesorado a altos responsables en el sector privado y la Administración Pública en materias relativas a finanzas y negocios internacionales y seguridad. Fue asesor en el Ministerio del Interior  y ha colaborado con el DoD, el National Intelligence Council y Oxford Analytica. Tras dedicarse un tiempo a asuntos europeos y de América Latina, ha vivido y trabajado en Oriente Medio y el Sudeste Asiático. Imparte docencia sobre Globalización y Negocios dentro y fuera de España. Ha publicado en El Instituto Elcano, Expansión, El Mundo, Capital, Economía Exterior, entre otros.

Isaac Martín-Barbero es abogado y economista. Especializado en Estrategia, Relaciones Internacionales, Negociación y Comunicación Corporativa ha asesorado a altos responsables en el sector privado y la Administración Pública en materias relativas a finanzas y negocios internacionales y seguridad. Fue asesor en el Ministerio del Interior y ha colaborado con el DoD, el National Intelligence Council y Oxford Analytica. Tras dedicarse un tiempo a asuntos europeos y de América Latina, ha vivido y trabajado en Oriente Medio y el Sudeste Asiático. Imparte docencia sobre Globalización y Negocios dentro y fuera de España. Ha publicado en El Instituto Elcano, Expansión, El Mundo, Capital, Economía Exterior, entre otros.