Exageración global I

por Thomas Sowell, 23 de febrero de 2007

(Publicado en Creators.com, 13 de febrero de 2007)

El argumento favorito de la izquierda política es que no hay réplica posible. Su cruzada actual consiste en convertir 'el calentamiento global' en una de esas cosas con las que ninguna persona presumiblemente honesta y decente estaría en desacuerdo, como ya ha hecho con 'la diversidad' y 'el espacio abierto'.
 
El nombre de 'la ciencia' es invocado hoy por la izquierda, como ha sido durante más de dos siglos. Después de todo, la ideología de Karl Marx se llamaba 'socialismo científico' en el siglo XIX. En el XVIII, Condorcet equiparaba su aportación a una sociedad mejor con la ingeniería, y la ingeniería social ha sido la agenda desde entonces.
 
No todos los defensores del 'calentamiento global' se encuentran en la izquierda, por supuesto. Las cruzadas no son solamente para cruzados. Siempre hay oportunistas que pueden convertir las cruzadas de fieles verdaderos en votos o dinero, o notoriedad al menos.
 
Si el globo se está calentando realmente o no es una pregunta que tiene que ver con hechos -- y con dónde se están midiendo estos hechos: en tierra, en el aire o bajo el mar. No hay duda de que existe un efecto 'invernadero'. De lo contrario, la mitad del planeta se congelaría cada noche en cuanto no hubiera luz solar cayendo sobre ella.
 
Tampoco hay duda de que la tierra puede enfriarse o calentarse. Ha hecho ambas cosas en un momento u otro durante miles de años, antes incluso de que hubiera 4x4. Si nunca hubiera habido ningún calentamiento global antes, no podríamos disfrutar hoy del Yosemite Valley, puesto que estuvo enterrado una vez bajo miles de pies de hielo.
 
Allá por los años 70, la histeria medioambiental tenía que ver con los peligros de una nueva Edad de Hielo. Esta histeria era difundida por muchos de los mismos particulares y grupos que promueven ahora la histeria del calentamiento global.
 
El cielo no es el único que está cayendo. El dinero del gobierno cae sobre aquellos que buscan becas para estudiar el calentamiento global y producir 'soluciones' a ello. Pero ese dinero no es probable que recaíga sobre aquellos escépticos de la comunidad científica que rehúsan seguir la corriente.
 
Yes, Virginia, hay escépticos con el calentamiento global entre los científicos que estudian el tiempo y el clima. Existen argumentos en ambos sentidos -- que es el motivo por el que tantos en política y en los medios están tan ocupados vendiendo la idea de que no existe réplica.
 
Si usted escucha ambos argumentos, puede que no esté tan dispuesto a seguir la corriente de aquellos que están dispuestos a arruinar la economía, sacrificar empleos y el estándar nacional de vida en el altar de la más reciente de una serie interminable de cruzadas llevadas a cabo por políticos y otras personas que buscan decir cómo tiene que vivir el resto.
 
¿Qué pasa con todos ésos científicos mencionados, citados o esgrimidos por los cruzados del calentamiento global?
 
Hay toda suerte de científicos, desde químicos a físicos fundamentales, pasando por gente que estudia los insectos, los volcanes, o las glándulas endocrinas -- ninguno de los cuales es experto en el tiempo o en el clima, pero todos los cuales pueden ser alistados como 'científicos' con el fin de impresionar a la gente que no revisa la lista en mayor profundidad. La trama ha sido utilizada antes.
 
A continuación están los expertos científicos genuinos en el tiempo y en el clima. La Academia Nacional de Ciencias salió con un informe acerca del calentamiento global allá por el 2001, con una lista muy distinguida de tales expertos enumerados. El problema es que ninguno de ésos científicos muy distinguidos escribió realmente el informe -- ni siquiera lo vio antes de que fuera difundido.
 
Uno de esos científicos climáticos muy distinguidos -- Richard S. Lindzen, del MIT -- repudiaba públicamente las conclusiones de ese informe, incluso si su nombre se encontraba entre aquellos que habían sido utilizados como aval del informe. Pero puede que los medios no se lo hayan contado.
 
En pocas palabras, ha tenido lugar una agresiva defensa estratégica encaminada a convencer al público de que 'todo el mundo sabe' que se cierne un catastrófico calentamiento global sobre nosotros, que los seres humanos son la causa de ello, y que la única solución es invertir más dinero y poder en el gobierno para nos impida estilos de vida peligrosos.
 
Entre los expertos en clima que no forman parte de ese 'todo el mundo' no se encuentra solamente el profesor Lindzen, sino también Fred Singer y Dennis Avery, cuyo libro 'Imparable calentamiento global: cada 1500 años', pincha el globo de exageraciones de los cruzados del calentamiento global. También lo hace el libro 'Consenso en pedazos', editado por Patrick J. Michaels, profesor de ciencias medioambientales de la Universidad de Virginia, que contiene ensayos de otros que no forman parte de ése 'todo el mundo'.


 

 
 
Thomas Sowell  es un prolífico escritor de gran variedad de temas desde economía clásica a derechos civiles, autor de una docena de libros y cientos de artículos, la mayor parte de sus escritos son considerados pioneros entre los académicos.  Ganador del prestigioso premio Francis Boyer presentado por el American Enterprise Institute, actualmente es especialista decano del Instituto Hoover y de la Fundación Rose and Milton Friedman
 
 

©2007 Creators Syndicate, Inc.