¿Es Al-Qaeda Irak una amenaza para Suecia?

por Walid Phares, 28 de septiembre de 2007

(Publicado en American Thinker, 21 de septiembre de 2007)

El líder de Al Qaeda en Irak ofrecía recientemente una recompensa instando al asesinato de un viñetista sueco y su editor por haber publicado dibujos juzgados insultantes para la religión del islam. Omar al Baghdadi, en una declaración de audio, decía que Lars Vilks, que 'se atrevió a insultar al Profeta', debe ser asesinado a cambio de una recompensa de 100.000 dólares, y si 'es sacrificado como un cordero', el asesino recibirá otros 50.000 dólares. Además, ofrecía una recompensa financiera jihadista de 50.000 dólares por el asesinato de Ulf Johansson, el editor del Nerikes Allehanda, el periódico sueco que reprodujo la viñeta de Vilks el 19 de agosto.
 
En el contexto del jihadismo global, este segundo drama con viñetas -- tras la crisis de las viñetas danesas el año pasado -- ilustra una dimensión muy relevante para la presente guerra contra el terror. La  identidad del que difunde la amenaza es realmente importante, porque es Al Qaeda en Irak. Este avance debe comunicar un mensaje significativo a los debates norteamericano e internacional acerca de ese conflicto, especialmente mientras una formación significativa dentro del Congreso de los Estados Unidos, parte de la cual afirma que Irak solamente está librando una guerra civil, presiona en favor de una retirada precipitada de las tropas norteamericanas.
 
Lo que 'la recompensa de la jihad' nos dice alto y claro es esto: las operaciones de Al Qaeda en Irak no tratan, y no tratarán, 'exclusivamente' de una presencia norteamericana, occidental o internacional. Como demuestra la circular de prensa de Al Qaeda en Irak, hay pruebas claras de que aquellos que están decapitando, matando, mutilando, secuestrando y volando gente y cosas en pedazos en el Triángulo Sunita y en el resto de Irak tienen una agenda de violencia internacional.
 
Irak es simplemente su trampolín de lanzamiento.
 
Al margen de si uno comparte o no el sentido común de, o deplora o no el mal gusto de las viñetas publicadas este verano en el Nerikes Allehanda sueco o en el Jyllands-Posten danés el año pasado, ¿por qué difunde la circular Al Qaeda en Irak -- y no Al Qaeda internacional, europea o incluso escandinava? ¿No son 'insultadas' ideológicamente también las restantes ramas?
 
La respuesta es simple: la rama iraquí de Al Qaeda está utilizando una viñeta publicada en Suecia, 'en lo profundo de territorio infiel', para decir al mundo, musulmanes y no musulmanes por igual, que el emirato que quieren construir en Irak -- con sangre y muerte -- va a tener tentáculos muy largos, capaces de alcanzar Europa, América y llegar más allá. En la práctica, la lógica de la circular no se relaciona con 'defender Irak de los ocupantes' como afirman muchos críticos, sino que trata de castigar a cualquiera que insulte su religión en cualquier parte del mundo, a través del dinero -- y tal vez los terroristas suicida -- procedentes de Irak.
 
La viñeta sueca, juzgada ofensiva quizá entre los musulmanes devotos, puede ser respondida en muchos foros y probablemente ante los tribunales, dependiendo del Derecho sueco. Pero al Baghdadi nos está informando claramente de que su prole y él son los que van a determinar si ha tenido lugar una ofensa y, si es así, cómo van a ejecutar al artista ofensor, así como a los demás implicados y, como dice en su declaración, castigar al país entero y a sus intereses financieros en todo el mundo también.
 
Así, Al Qaeda Irak es una operación jihadista internacional que -- y ya ha demostrado claramente que lo hará -- atacará a miles de millas de distancia de Irak para satisfacer su visión ideológica del mundo. Porque si mañana aparece otro 'insulto' en Londres, París, Nueva York o Moscú, los terroristas de Al Qaeda Irak van a financiar y dirigir la violencia contra los ofensores, sus ciudades, sus países y sus intereses financieros en todo el mundo.
 
Por lo tanto, debido a una viñeta, una tragedia del estilo de la de Van Gogh podría tener lugar en Estocolmo, y compañías tales como Ericsson, Scania, Volvo, Ikea o Electrolux pueden ser objetivo -- bien de Al Qaeda o de jihadistas nacionales. Otros artistas en todo el mundo y millones de trabajadores en compañías originarias de democracias liberales correrán peligro a causa de la imaginación (aunque en ocasiones muy insensible) de la mentalidad libre de un hombre. Éste tipo de libertad es lo que produjo la Ilustración: libertad de elección. Y eso es lo que Al Qaeda Irak está diciendo al mundo que ya no puede tener más; no hay ninguna elección libre, y os castigaremos si la ejerceréis, bajo vuestra propia responsabilidad.
 
Vilks declaraba a Associated Press que solamente 'puede esperar que los musulmanes de Europa y del mundo occidental elijan distanciarse de esto y apoyar el ideal de libertad de expresión'. Su Primer Ministro, Fredrik Reinfeldt, informaba a los 22 embajadores procedentes de países musulmanes que están destacados en Suecia que lamenta el perjuicio que pudiera haber causado, pero decía que según el Derecho sueco, no es tarea de los políticos castigar la libertad de la prensa.
 
Eventualmente, unos cuantos musulmanes corrientes -- comprensiblemente -- criticarán con vehemencia la ofensa en la sustancia del dibujo, pero suscribirán las normas del derecho internacional, en particular las libertades de expresión y prensa. El tema, que ya se está haciendo crónico, va a generar debates en el mundo occidental e internacionalmente. Pero al margen de este choque cultural, Al Qaeda Irak nos está recordando que en la práctica, quiere y utilizará una plataforma de lanzamiento para emprender ataques del terror en todo el mundo.
 
Basta recordar que Suecia, al contrario que Dinamarca -- y ciertamente en oposición con respecto a Estados Unidos -- se ha opuesto firmemente a la guerra de Irak, no tiene tropas en la región y financia irónicamente a muchas asociaciones que promueven el jihadismo como ideología dentro de sus propias fronteras. La política exterior sueca es ya la mejor con la que los islamistas pueden presionar a Occidente. Y aún así, esta economía escandinava se ve ahora amenazada desde un lugar tan lejano como la provincia de Anbar.
 
Ahora imagínese simplemente que la Coalición entrega la zona -- no a un gobierno democrático iraquí -- sino a un régimen de corte Talibán en toda regla.


 

 
 
El Dr. Walid Phares es un experto en terrorismo, fundamentalismo islámico y movimientos yihadistas. Es miembro decano de la Fundación de la Defensa de las Democracias y escribe en publicaciones especializadas como Global Affairs, Middle East Quarterly, and Journal of South Asian and Middle East Studies además de para diversos periódicos de renombre mundial y de opinar para medios como CNN, MSNBC, NBC, CBS, ABC, PBS y BBC.