El sangriento renacer de Al Qaeda en Irak

por Óscar Pérez Ventura, 5 de noviembre de 2012

 Han pasado nueve años desde la intervención militar de EEUU y la OTAN en Irak, y la situación en el país no tiene visos de mejorar en lo que a violencia terrorista se refiere.

Según fuentes de la administración iraquí, la franquicia regional denominada Al Qaeda en Irak (AQI) ha resurgido de manera brutal tras la marcha de las tropas estadounidenses el 18 de diciembre del año pasado. La inteligencia estadounidense ya temía justo antes de la salida de sus tropas la más que probable reactivación de la facción yihadista, augurio que parece haberse cumplido ya que la situación en Irak ha empeorado sistemáticamente en el último año.
 
Trayectoria de Al Qaeda en Irak en los últimos años
 
La invasión de Irak en el año 2003 fue el impulso de una profunda transformación del movimiento yihadista a nivel global. La apertura de un nuevo frente de batalla de la yihad en un país arabo-musulmán, llevó aparejada el resurgimiento de una Al Qaeda en clara regresión tras la pérdida del santuario que suponía Afganistán y la eliminación de gran parte de su estructura organizativa a nivel internacional[i].
 
El germen de lo que posteriormente sería Al Qaeda en Irak fue formado por el jordano Abu Musab Al Zarqawi, el cual declaró su alianza a la red terrorista de Bin Laden en octubre del 2004, para dos años más tarde ser renombrada como el Estado Islámico de Irak. Inicialmente este grupo operaba bajo el nombre de Jama'at al-tawhid wal-Jihad (Monoteísmo y Yihad). Zarqawi se hizo tristemente conocido por la brutalidad de las ejecuciones que realizaba con sus propias manos y que transmitía al mundo a través de grabaciones que se distribuían en internet, lo que le atribuyeron el sobrenombre de “El León de Bagdad”. Estas ejecuciones, la “guerra total” que declaró a los chiítas en este país, y tratar de imponer una entidad formal (el Estado Islámico de Irak) que gobernaría el país tras la retirada norteamericana, hicieron que perdiera el apoyo social de una gran cantidad de iraquíes[ii].
 
Este hecho hizo que el entonces segundo al mando en Al Qaeda, Ayman Al Zawahiri (y actual líder) escribiera una carta abierta a Zarqawi solicitándole que relajara el volumen de estos actos atroces, ya que resulta crítico para una insurgencia mantener el apoyo de la población, la cual le proporciona refugio y sustento[iii].
 
Pero el carisma que Zarqawi tenía entre los insurgentes, sobre todo entre los yihadistas extranjeros que acudían a Irak a luchar a su lado, así como su egocéntrica personalidad, le hicieron desoír estas recomendaciones de Zawahiri, continuando esta espiral de violencia sanguinaria. La muerte de Zarqawi en un bombardeo estadounidense en junio del 2006, supuso un respiro momentáneo en las operaciones terroristas, pero la estructura descentralizada de las organizaciones yihadistas hace que sea difícil matar a la bestia cortándole simplemente su cabeza.
 
Durante el año 2007, y sustituido la figura de su líder Zarqawi por Abu Hamza Al Muhayir, con la aprobación expresa de Osama Bin Laden, AQI mantuvo un nivel de ataques terroristas más que peligrosos. Sus blancos preferentes se centraron en musulmanes chiíes y miembros de las tropas estadounidenses. Se calcula que durante ese año, AQI perpetró 152 atentados terroristas en territorio iraquí, siendo utilizados casi en la mitad de ellos, artefactos explosivos[iv].
 
El 18 de abril del año 2010 fueron abatidos Abu Omar Al Bagdadi y Abu Ayub Al Masri, respectivamente “emir” y “ministro de defensa” de AQI. La muerte de estos dos líderes era otro síntoma palpable de la decadencia de la franquicia terrorista, pareciendo que al menos durante ese año, la organización había dejado de ser un grupo insurgente con posibilidades de éxito creíbles[v].
Además a estas dos eliminaciones, hay que añadir la pérdida entre abril y junio de ese año de 34 de los 42 líderes y cuadros de alto nivel, así como expertos en explosivos, difícilmente reemplazables[vi].
 
Según el Pentágono, AQI mantuvo un perfil bajo a lo largo del año 2011, a la espera de para volver a golpear al Gobierno legítimo de Bagdad con fuerza, cuando el último batallón norteamericano abandonara Irak a finales de año, decisión que tomó el actual presidente Barack Obama renegociar el acuerdo de seguridad con Bagdad en el que se basaba la presencia militar americana en Irak[vii]. Consideraba el Pentágono que podría quedar en Irak hasta 1.000 operativos afiliados a esa facción terrorista. De ellos, unos 200 serían terroristas del núcleo duro, la mayoría de ellos veteranos de la guerra contra el ejército soviético en Afganistán. Según fuentes de la administración norteamericana, Al Qaeda cometía en 2011, 30 ataques menores a la semana, intentando cada mes un atentado de mayores dimensiones, con irregular suerte[viii].
 
Estos ataques no fueron exclusivamente contra chiíes ni soldados norteamericanos; los cristianos de ese país también sufrieron (y continúan sufriendo) la violencia yihadista. Como ejemplo, recordar en ese 2011, concretamente el 31 de octubre, el atentado contra la Iglesia de Nuestra Señora de la Salvación, en Bagdad que provocó 52 muertos. Para más escarnio, líderes religiosos musulmanes recomendaron a los cristianos que no celebraran ni la Navidad ni los servicios religiosos mínimos. Esta situación, aderezada con amenazas de muerte y agresiones, provocó que entre 4.000 y 6.000 cristianos huyeran a la vecina Turquía[ix].
 
Situación actual de Al Qaeda en Irak
 
Los augurios de la inteligencia estadounidense se han convertido en una triste realidad en este año 2012: el número de terroristas de Al Qaeda en Irak se ha duplicado, pudiendo haber hasta 2.500 militares que realizan unos 140 ataques terroristas cada semana. Los militares iraquíes han informado que en el oeste del país han reaparecido campos de entrenamiento para nuevos partidarios del terrorismo yihadista. Uno de ellos fue descubierto en el desierto cerca de la frontera sirio-iraquí, según la información proporcionada por el teniente general Ali Ghaidan, el comandante de las fuerzas terrestres del Ejército de Irak. Además hay que añadir que últimamente los terroristas de Al Qaeda se trasladan fácilmente de Irak a Siria en las áreas fronterizas sin protección. En Siria proporcionan ayuda a los grupos rebeldes armados que conforman la oposición que trata de derrocar el Gobierno de Al Assad[x].
 
Es importante matizar que a lo largo de este año, los atentados suicidas no se han visto reducidos en número, a pesar que las tropas estadounidenses ya no se encuentran en el país. Entre el 1 de enero y el 28 de junio de 2012 se han producido en Irak 27 atentados suicidas, bien en forma de episodios aislados de terrorismo o enlazados en una serie unida de incidentes de esa misma violencia. Esto supone una media de entre cuatro y cinco atentados suicidas cada mes. A modo de contraste, entre junio y noviembre de 2011, es decir, durante los seis meses previos a la salida de los soldados estadounidenses, en Irak se registraron 28 atentados suicidas, lo que sitúa la media mensual en una cifra similar a la del primer semestre de 2012[xi].
Desgraciadamente estos atentados están pasando relativamente desapercibidos por dos motivos; el primero es porque ya no hay occidentales en suelo iraquí que se puedan convertir en blanco de los terroristas yihadistas que son los principales ejecutores. El segundo porque lo que ya está desembocando en una auténtica guerra civil en la vecina Siria atrae toda la atención con sus imágenes dantescas de combates urbanos que ya han alcanzado varios barrios de su capital, Damasco[xii].
 
Conclusiones
 
Lo que parecía una decadencia cada día más acuciante de la facción regional de AQI en lo que a términos terroristas se refiere, ha supuesto en este último año, una resurrección totalmente violenta y sanguinaria.
Incluso sin apenas líderes visibles que dirijan coordinadamente las acciones terroristas, AQI ha sido capaz de orquestar atentados de manera simultánea en más de una ocasión.
 
El nuevo régimen iraquí, débil, es poco capaz de controlar la situación y sin ayuda externa no parece que pueda hacer frente con garantías a la amenaza que supone Al Qaeda en ese país. Tan sólo la ayuda de la comunidad internacional, parece la solución para parar esta escalada terrorista e impedir la desestabilización de Irak, hecho que de producirse tendría serias consecuencias en países de su entorno más próximo.


[i] TORRES, M. (2010): “El fin de la yihad en Irak y la transformación de la amenaza terrorista” en Terrorismo sin fronteras. Actores, escenarios y respuestas en un mundo global. Thomson-Aranzadi, Madrid, p. 55.
[ii] PÉREZ VENTURA, O. (2011): “El resurgir de Al Qaeda en Mesopotamia” en el Nuevo Observatorio de las Fuerzas Armadas y Reserva Militar. http://www.observatoriomilitar.es/articulo.asp?pagina=index.asp&seccion=6&titulo=El+resurgir+de+Al+Qaeda+en+Mesopotamia&id=3129
[iii] El contenido de esta carta fue difundido por el ejército americano en octubre de 2005. Se puede encontrar traducido al inglés en http://www.weeklystandard.com/Content/Public/Articles/000/000/006/203gpuul.asp
[iv] REINARES, F., ARROYO, O. y FONTECHA, R. (2007): “Un estudio cuantitativo sobre las actividades terroristas relacionadas con Al Qaeda en Irak” en Real Instituto Elcano. http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/ari+79-2007
[v] JORDÁN, J. (2010): “Sobre la ‘decapitación’ de Al Qaida en Irak” en Grupo de Estudios en Seguridad Internacional (GESI). http://seguridadinternacional.es/gesi/es/contenido/sobre-la-%E2%80%98decapitaci%C3%B3n%E2%80%99-de-al-qaida-en-irak
[vi] JORDÁN, J. (2011): “El terrorismo global una década después del 11-S” en Grupo de Estudios en Seguridad Internacional (GESI). http://seguridadinternacional.es/gesi/es/contenido/el-terrorismo-global-una-d%C3%A9cada-despu%C3%A9s-del-11-s
[vii] “Irak. La (ir)responsabilidad de Obama” en Grupo de Estudios Estratégicos (GEES) 25/10/11. http://www.gees.org/articulos/irak_la_irresponsabilidad_de_obama_8971
[viii] ALANDETE, D. (2011): “El Pentágono teme un resurgimiento de Al Qaeda en Irak” en El País 06/11/11. http://internacional.elpais.com/internacional/2011/11/06/actualidad/1320617076_434111.html
[ix] “Yihadismo. Irak, golpeado” en Grupo de Estudios Estratégicos (GEES) 01/04/11. http://www.gees.org/articulos/yihadismo_irak-_golpeado_8571
[x] “Al Qaeda reconquista Irak en menos de un año tras la retirada de EEUU” en Actualidad RT 10/10/12. http://actualidad.rt.com/actualidad/view/55633-qaeda-reconquista-irak-ano-retirada-eeuu
[xii] ECHEVERRÍA, C. (2012): “La ‘racionalización’ terrorista de las crecientes matanzas de chiíes en Irak” en Grupo de Estudios Estratégicos (GEES). http://www.gees.org/articulos/la_%E2%80%9Cracionalizacion%E2%80%9D_terrorista_de_las_crecientes_matanzas_de_shiies_en_irak_9387