El peligro es Francia

por Juan F. Carmona y Choussat, 2 de abril de 2012

(Publicado en La Gaceta, 2 de abril de 2012)

Se jalean hoy críticas foráneas con actitud ayer calificada de antipatriota. Monti y Le Monde declaran a España amenaza del euro.

 Pero el peligro en Europa son los extremistas. La elección presidencial francesa se celebra a dos vueltas el 22 de abril y 6 de mayo. De los tres candidatos con más expectativas, dos defienden la disolución del euro.
 
Marine Le Pen quiere recuperar la soberanía económica y monetaria. Argumenta que volver al Franco permitiría devaluar y crecer. Las pérdidas asociadas a la renacionalización de la política industrial que promovería se equilibrarían con el aumento de los aranceles a países asiáticos. Mejora la imagen de su padre y es tercera en las encuestas. La evolución de la campaña tras los asesinatos yihadistas hacia asuntos de seguridad e inmigración la benefician.
 
Por otro lado, el socialista Hollande, flanqueado a su izquierda por el nacionalista Mélenchon, promete renegociar el nuevo tratado de estabilidad para el control del déficit. Los países europeos lo consideran como condición sine qua non para el crecimiento. Hollande sigue favorito para la segunda vuelta, aunque la recuperación iniciada por Sarkozy, que ya lidera los sondeos en  la primera, no ha concluido.
 
Salvo Sarkozy, pues, los dos pretendientes mejor colocados proponen sacar, de hecho o de derecho, a Francia del euro. Sin ella, es inviable.
 
Pero el problema es de fondo. A pesar de cierta mejora reciente, Francia es la nación europea más comprometida con un elevado peso del estado en la economía. Este dato determina crecimientos raquíticos del PIB y el control político de las opciones individuales. Por eso los radicales se oponen decididamente a la contención del gasto público que promueve el progreso y la libertad. Les impide ejercer el control sobre ciudadanos, a los que consideran súbditos.