El devaneo de los medios con Greenspan

por Larry Elder, 25 de septiembre de 2007

¡Juguemos al Jeopardy!
 
Respuesta: Este suceso provocó los siguientes titulares. “Greenspan culpa a Bush en libro; ex jefe de la Reserva: la política se impuso”. “Expresidente de la Reserva Greenspan critica a Bush en libro”. “Ex presidente de la Reserva Alan Greenspan pone a Bush a caer de un burro”. “Libro de Greenspan critica a Bush y los Republicanos -- 'Se merecían perder'” “Greenspan crítico con Bush en memorias; expresidente de la Reserva tiene elogios para Clinton”. “Greenspan condena curso de Bush y del Partido Republicano en nuevo libro”.
 
Pregunta: ¿Qué es del nuevo libro del expresidente de la Reserva Federal Alan Greenspan?
 
Los titulares proporcionan otro ejemplo brillante más de la parcialidad progresista de la prensa tradicional. Los titulares además dejan dudando al lector. ¿Sobre qué criticó Greenspan a Bush? ¿Sus recortes fiscales? ¿La lenta reacción federal al Katrina? ¿La guerra de Irak? ¿Los supuestos abusos constitucionales en relación a la guerra contra el terror? ¿La postura de Bush en materia de la reforma de la inmigración? ¿[El programa] No Child Left Behind? ¿La rebaja en el precio de las medicinas para los mayores? ¿Qué?
Pero, en realidad, Greenspan criticó a Bush -- y a los Republicanos del Congreso -- por gasto excesivo.
 
¿Qué hay de un titular como 'Ex presidente de la Reserva dice que Bush gasta demasiado', o 'Greenspan dice que Bush no puso orden en el gasto', o 'Los Republicanos gastan como los Demócratas, afirma ex presidente de la Reserva'? ¿Por qué, se preguntará usted, los titulares de la prensa no decían eso?
           
Los títulos reales logran dos cosas. Los medios tradicionales pueden informar alegremente sobre otra 'deserción' de Bush, reforzando la noción de insatisfacción casi universal con Bush y su 'fracasada presidencia'. Pero en segundo lugar, y más importante, protege a los Demócratas. ¿Cómo? Coja los excesos de la administración Bush -- examine los gastos no relacionados con la defensa, la seguridad nacional, los gastos del programa piloto 'de prestaciones' no inmediatas como Medicare o la seguridad social. Los gastos de Bush consisten en ese caso en No Child Left Behind, la ley de rebaja en las medicinas pará mayores, y las leyes de energía y obras de infraestructura con carácter político. En cada uno de los casos, los Demócratas criticaron a Bush por no gastar más.
           
Los Demócratas criticaron No Child Left Behind, pero no por su promulgación. En su lugar llamaron al programa 'escasamente financiado'. Similarmente criticaron la ley de rebaja en las medicinas para ancianos de Bush por el supuesto 'agujero', que incluía a ciertos mayores. En otras palabras, Bush financió insuficientemente la ley. Y sobre las leyes de energía e infraestructura, ambos partidos las jalonaron de supuestas reservas. De modo que si rascas la superficie, Greenspan dice realmente que si usted cree que los Republicanos son malos, espere a recibir una dosis de Demócratas.
           
Los medios progresistas también echaron mano de la afirmación de Greenspan de que el plan económico de 1993 del presidente Bill Clinton manifestaba 'valor'. ¿Eh? Clinton elevó el extremo superior de la horquilla fiscal desde el 31% del presidente George Herbert Walker Bush hasta el 40%. Pero Greenspan fue partidario, mientras la mayor parte de los Demócratas se opusieron, de los recortes fiscales del presidente George W. Bush. Greenspan apoyó incluso hacer permanentes los recortes.
           
Pero volvamos al gasto excesivo. Compruebe los planes sanitarios de los Senadores Barack Obama, D-Ill., y Hillary Clinton, D-N.Y. Quieren financiar parcialmente sus programas derogando, o permitiendo que expiren, los recortes fiscales de Bush al tiempo que añaden un incremento de los impuestos 'a los ricos'.
           
Greenspan, que se autodenomina 'Republicano libertario', decía recientemente que la Senadora Clinton 'no sería mal presidente'. ¿Pero cómo puede un Republicano libertario que se respete apoyar su programa de sanidad universal recientemente anunciado de 110.000 millones de dólares? Extiende la atención médica por ley a cada americano. A propósito, al preguntar si su plan incluye a los extranjeros ilegales o no, una portavoz de Clinton decía, 'Y eso es algo que vamos a tener que pensar un poco'. Ah.
           
¿Recuerda este 'Republicano libertario' que llama a las subidas de impuestos de Clinton 'valor' la promesa del presidente George H.W. Bush de no elevar los impuestos? G.H.W.B. subió los impuestos, pero más tarde dijo lamentarlo. ¿Recuerda Greenspan que el Presidente Reagan también subió los impuestos, y también más tarde dijo lamentar hacerlo?
 
El elogio del Republicano libertario al presidente Clinton parece filosóficamente inconsistente a otro nivel. ¿Ha olvidado Greenspan la tentativa de Clinton de hacerse con el control gubernamental de la atención sanitaria, 1/7 de la economía de la nación? Los Republicanos se lo impidieron. ¿Recuerda Greenspan la tentativa de Clinton de aprobar a cualquier precio un 'plan de estímulo económico' multibillonario? Los Republicanos se lo impidieron. Hasta Bill Clinton, dando un discurso ante algunos donantes ricos de Houston, decía que 'subí demasiado los impuestos'. (Tras las críticas, Clinton decía más tarde que lamentaba decir que lamentaba haber subido los impuestos).
 
Así que aquí está el meollo de la cuestión.
           
Los medios tradicionales se apresuran a utilizar a Greenspan para atacar a Bush. Después rebajan la acusación esencial de Greenspan -- que el gobierno gasta demasiado. Lo rematan manifestando una total falta de curiosidad en torno a cómo un autoproclamado 'Republicano libertario' puede apoyar simultáneamente las subidas de los impuestos de Bill Clinton y los recortes fiscales de George W. Bush.
           
¿Confuso? La solución simplemente es no excavar demasiado. Así es como hacemos titulares.

 
 
© 2007, Laurence A. Elder Distributed by Creators Syndicate Inc.