El camino hacia el incesto legal

por Jeff Jacoby, 17 de mayo de 2007

(Publicado en The Boston Globe, 2 de mayo de 2007)

No llevará mucho tiempo que las leyes que criminalizan el incesto sean puestas también sobre la mesa. ¿Imposible? ¿Trasnochado? Eso es lo que se solía decir acerca de normalizar la homosexualidad y legalizar el matrimonio homosexual.
 
Cuando la BBC me invitó recientemente a uno de sus debates para discutir el tema candente del día -- legalizar el incesto entre adultos -- me acordé de Rick Santorum.
Allá por el 2003, mientras el Tribunal Supremo se preparaba para dictar sentencia en Lawrence vs. Texas, un caso que desafiaba la constitucionalidad de las leyes que criminazan la sodomía homosexual, el entonces Senador Santorum abrió las puertas del infierno por advertir que si la ley era tumbaba, no habría modo de evitar la caída al desastre.
 
'Si el Tribunal Supremo dice que tienes derecho a tener relaciones sexuales consensuadas dentro de tu hogar', decía a un reportero, 'entonces tienes derecho a la bigamia, a la poligamia, tienes derecho al incesto, tienes derecho al adulterio. Tienes derecho a cualquier cosa'.
 
Fue una observación de sentido común, aunque usted no lo habría dicho de las críticas salvajes que provocó en algunos sectores. Cuando los jueces, votando seis a tres, declararon inconstitucional en la práctica que cualquier estado castigue las relaciones sexuales homosexuales consensuadas, los disidentes se hicieron eco de la idea de Santorum. 'Las leyes estatales contra la bigamia, el matrimonio homosexual, el incesto entre adultos, la prostitución, la masturbación, el adulterio, la fornicación, la zoofilia o la obscenidad son... puestas en tela de juicio por el veredicto de hoy'. El juez Antonin Scalia se pronunció para una minoría. Ese veredicto era ridiculizado también por el estamento políticamente correcto. Pero ahora la revista Time reconoce: 'Resulta que los críticos estaban en lo cierto'.
 
La atención de Time, como la de la BBC, ha sido captada por las batallas legales en marcha por descriminalizar el incesto consensuado entre adultos. Un artículo el mes pasado del reportero de Time Michael Lindenberger titulado '¿Debería ser ilegal el incesto?' destaca el caso de Paul Lowe, un hombre de Ohio condenado por incesto por tener relaciones sexuales con su hijastra de 22 años. Lowe ha apelado su condena al Tribunal Supremo, convirtiendo [el caso] Lawrence en la base de su defensa. En [el caso] Lawrence, el tribunal había dictaminado que las personas 'tienen derecho al respeto a su vida privada' y que bajo la Decimocuarta Enmienda, 'el estado no puede gobernar su existencia o controlar su destino convirtiendo en crimen su conducta sexual en privado'. Si eso se cumplió para el comportamiento homosexual entre adultos en [el caso] Lawrence, ¿por qué no para el comportamiento incestuoso del caso de Ohio?
 
El programa de la BBC se centró en el caso de Patrick y Susan Stubing, una pareja de hermanos alemanes que vive como pareja y han tenido cuatro hijos juntos. El incesto es una ofensa criminal en la Alemania, y Patrick ha pasado ya más de dos años de prisión por tener relaciones sexuales con su hermana. Los dos solicitan al tribunal más elevado de Alemania que declare abolida la ley que ilegaliza el incesto.
 
'Muchas personas lo ven como una violación de la ley, pero no estamos haciendo nada malo', decía Patrick a la BBC. 'Somos amantes normales. Queremos tener familia'. Desechan el argumento convencional de que el incesto debe prohibirse porque los hijos de parientes cercanos tienen un riesgo más elevado de alteraciones genéticas. Después de todo, señalan, otras parejas con riesgos genéticos conocidos no son castigadas por tener relaciones sexuales. En cualquier caso, Patrick se ha hecho esterilizar para que no pueda ser padre de más hijos.
 
Algunos años atrás, yo escribí acerca de un caso similar en Wisconsin -- el de Allen y Patricia Muth, una pareja de hermanos que se enamoraron como adultos, tuvieron varios hijos juntos, y fueron procesados, condenados y encarcelados como resultado. Tras el veredicto del Tribunal Supremo en [el caso] Lawrence, apelaron su condena ante el Tribunal de Apelaciones del distrito séptimo, donde perdieron. Lowe perderá también probablemente.
 
Pero el próximo Lowe o Muth que aparezca, o el siguiente, podría no perder. En Lawrence, vale la pena recordar, el Tribunal Supremo no invalidó simplemente todas las leyes estatales que convierten en crimen la sodomía homosexual. También derogó su propio veredicto de apenas 17 años antes (Bowers vs. Hardwick, 1986) declarando prevalecientes esas leyes. Si el tribunal quería decir lo que dijo en Lawrence -- que los estados tienen prohibido 'convertir en violación de la ley... la conducta sexual en privado' -- no llevará mucho tiempo que las leyes que criminalizan el incesto sean puestas también sobre la mesa. ¿Imposible? ¿Trasnochado? Eso es lo que se solía decir acerca de normalizar la homosexualidad y legalizar el matrimonio homosexual.
 
Partes de Europa se dirigen ya por este camino. En Alemania, el Partido de los Verdes está apoyando abiertamente a los Stubing en su apuesta por descriminalizar el incesto. 'Tenemos que abolir una ley que se originó en el siglo pasado y que hoy es inútil', dice el portavoz del partido Jerzy Montag. El incesto ya no es una ofensa criminal en Bélgica, Holanda y Francia. Según la BBC, Suecia permite que se casen hasta personas con parientes en común.
 
Su reacción ante la perspectiva del incesto legal puede ser 'Puagh, qué asco'. Pero la repugnancia personal no es reemplazo para los estándares morales. Durante más de 2000 años, un código de conducta que se remonta hasta el Sinai ha mantenido el incesto incondicionalmente al margen de las normas de comportamiento normal. Si la moralidad sexual es descartada por abrumadora como base legítima para la legislación, las opiniones personales y las tendencias culturales son todo lo que va a quedar. '¿Debe ser legal el incesto?' Pregunta Time. A lo largo del tiempo, pronostico que más y más personas responderán que sí.