Diez años del 11-M: la amenaza presente del terrorismo yihadista en España

por Óscar Pérez Ventura, 11 de marzo de 2014

El peligro actual de Al Qaeda

Los atentados más mortíferos cometidos en Europa (el 11-M de Madrid[i] y el 7-J de Londres), fueron obra de individuos vinculados a organizaciones formales, concretamente a Al Qaeda Central, lo que demuestra que estos actores relacionados a una organización superior han supuesto hasta el momento la amenaza más grave en nuestro continente.
Desgraciadamente, España está entre los países europeos más afectados por el yihadismo global, si tenemos en cuenta las tramas desarticuladas en nuestro territorio así como el número de detenidos en las distintas operaciones policiales realizadas. Tras Reino Unido (donde las autoridades aseguran que cada año se desbarata al menos un atentado de similares características a los del 7-J) y Francia (señalada como objetivo preferente por el líder de Al Qaeda Ayman Al Zawahiri y por los dirigentes de Al Qaeda en el Magreb Islámico), nuestro país estaría el tercero en este preocupante ranking[ii].
 
Las amenazas vertidas hacia España por parte del terrorismo yihadista batieron un récord el pasado año 2013. Los aparatos de comunicación de grupos yihadistas han amenazado el territorio y los intereses nacionales con mayor intensidad de lo que lo habían hecho anteriormente. Concretamente, los yihadistas fijaron su atención en España en 27 ocasiones, más del doble de las veces registradas en 2011 y 2012. Desde que comenzó a contabilizarse este dato en 2001, sólo en 2004, año del 11-M, se alcanzó un nivel de amenaza a España parecido, con 23 referencias en las comunicaciones del terrorismo yihadista. De las 27 menciones a España registradas en 2013, cuatro se refirieron expresamente a la “ocupación” española de los territorios de Ceuta y Melilla[iii]; otras seis apelaron al 11-M; cuatro guardan relación con sucesos relacionados con operaciones militares españolas en el exterior; diez arengan a la obligación de recuperar Al Andalus y otras tres se refieren a otras cuestiones. Los años 2004, 2007 y 2009 eran hasta este momento los que habían acumulado mayor número de amenazas contra España, pero 2013 ha sido el año más activo[iv].
 
El yihadismo global ha evolucionado en las labores de captación y proselitismo volcándose de manera particular en internet. Nuestro país ha albergado a individuos encargados de la gestión de foros yihadistas, importante herramienta ya que sus acciones resultan fundamentales para que el mensaje radical siga siendo accesible para los seguidores del yihadismo. Las detenciones de Faisal Errai[v], Abdellatif Aoulad Chiba[vi] y Mudhar Hussein Almaliki[vii], han permitido descubrir el elevado perfil de estos ciber-yihadistas, y su capacidad para pasar desapercibidos ante la sociedad, y que solo mostraban su radicalidad ante la pantalla del ordenador.
 
Centrando brevemente el papel de Al Qaeda fuera de España, existe una creciente voluntad en los líderes del yihadismo global por ejecutar operaciones contra sus enemigos “cruzados y judíos” en sus propios países para compensar así que las víctimas de sus iniciativas en países arabo-musulmanes sean habitualmente de confesión musulmanas. Un reciente informe elaborado por la ONU[viii] asegura que Al Qaeda está sufriendo un relevo generacional en la que los líderes más veteranos de la organización están dando paso a sucesores de entre 30 y 40 años, con una “diferente experiencia histórica”, que han impulsado una revolución tecnológica respecto a los medios empleados en sus atentados y que, a largo plazo, tienen como objetivo principal reconstruir su presencia en Afganistán una vez se retire la mayoría de las tropas internacionales.
Es evidente que la amenaza del terrorismo yihadista no ha dejado de existir para los países del mundo occidental, aunque buena parte de quienes lo practican estén temporal y parcialmente dando prioridad a sus intervenciones en la lucha por el poder desatada en distintos lugares del Norte de África y Oriente Próximo, como son Siria o Malí (sin olvidar otras contiendas propias de otros escenarios continuados de conflicto en el sur de Asia o el norte del Cáucaso, que serían los casos de países como Irak, Afganistán o Chechenia)[ix].
 
Al Qaeda, sus facciones vinculadas y demás grupos asociados, no van a dejar de ser un grave problema de seguridad a corto y medio plazo, tanto en los países arabo-musulmanes como en Occidente, siendo su final relativamente improbable con distintas variables y trayectorias posibles[x].
 
España como objetivo de Al Qaeda
 
Algunas de las causas de ese interés de Al Qaeda por España son estructurales, no existen únicamente de modo circunstancial, y por lo tanto siguen presentes a día de hoy[xi]:
 
  • La cercanía geográfica, particularmente a la zona del Magreb-Sahel, donde nuestro país es el más cercano de los europeos a ese territorio castigado por la expansión de grupos yihadistas como Al Qaeda en el Magreb Islámico, que a su vez tiene en Europa redes y conexiones relacionadas con esta facción.
  • Antecedentes. Se ha atentado contra intereses españoles en diferentes modalidades y lugares desmantelándose múltiples redes, algunas con planes de atentados en un estado más o menos avanzado.
  • Amplios colectivos musulmanes implantados en España (más de un millón cien mil), público objetivo para facilitadores en radicalización.
  • Presencia de España en misiones militares internacionales.
  • La consideración de España como zona de combate; anteriormente era considerada como zona de cobijo y logística.
  • Referencias continuas a España en la propaganda yihadista. Especialmente referentes a Al Andalus así como a Ceuta y Melilla.
  • Gran presión policial en España, que genera deseos de venganza por parte de los yihadistas.
  • Redes de reclutamiento en España, para posterior entrenamiento en zonas de conflicto (Siria, Sahel, Irak, Afganistán) y regreso a Occidente.
  • Riesgo de secuestros de españoles en zonas de África con presencia de grupos yihadistas, además de contra intereses españoles en cualquier otra parte del mundo.
  • A todo ello se une además los riesgos de células desestructuradas, independientes, y de terroristas individuales[xii], más o menos influidos por la marca Al Qaeda.
 
Evolución de la seguridad antiterrorista en España
 
Desde el fatídico 11-M, se han llevado a cabo más de cuarenta operaciones policiales contra redes e individuos vinculados al movimiento yihadista global en nuestro país, arrojando un total de unos seiscientos detenidos por las fuerzas de seguridad españolas[xiii].
 
Las fuerzas de seguridad se encuentran continuamente en su trabajo diario con grandes dificultades en la investigación de este tipo de delitos como el carácter informal de las relaciones entre sus miembros, lo que hace difícil probar su pertenencia a banda armada o la no condena judicial de la posesión de propaganda yihadista[xiv].
 
Las autoridades españolas han contribuido para que no se produzcan nuevos atentados terroristas de carácter yihadista con algunas medidas como[xv]:
  • Aumento de medios humanos y materiales antiterroristas: tanto en el Cuerpo Nacional de Policía, en la Guardia Civil y en el Centro Nacional de Inteligencia (CNI).
  • Intento de mejora de la coordinación entre los cuerpos de la lucha antiterrorista: sobre todo con la creación en el 2004 del Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista (CNCA)[xvi], órgano de recepción, proceso y valoración de la información estratégica disponible sobre todos los tipos de terrorismo que puedan constituir una amenaza para España, sin asumir misiones operativas, que están en manos de los Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.
  • Adaptación legislativa: una referencia importante ha sido la reforma del Código Penal a través de la Ley Orgánica 5/2010[xvii], que presenta tres contenidos fundamentales relacionados con el terrorismo:
1.      Inclusión como colaboración con el terrorismo las conductas tendentes a la captación, adoctrinamiento, adiestramiento y formación.
2.      Penaliza las acciones de distribución o difusión pública de consignas para alentar o favorecer la perpetración de estos delitos, incrementando el riesgo de su comisión.
3.      Incorpora como delito específico la financiación del terrorismo, incluyendo la forma culposa o negligente.
  • Mejora de los sistemas de protección y vigilancia: de importancia fue la creación del Plan de Prevención y Protección Antiterrorista en marzo de 2005, que surgía de la necesidad de adoptar nuevos y específicos dispositivos de seguridad que puedan dar una respuesta global e integral al riesgo de posibles ataques terroristas frente a objetivos indiscriminados y susceptibles de producir un gran número de víctimas las medidas en él contenidas tienen por objeto la vigilancia y protección de los lugares de alta concentración de personas, así como los objetivos estratégicos imprescindibles para el normal funcionamiento de la actividad ciudadana.
Conviene resaltar que la política antiterrorista de nuestro país se tornó mucho más preventiva tras el 11-M. Desde aquel atentado, se ha cambiado a una estrategia de acción temprana, que en algunos momentos presenta pruebas e indicios débiles pero totalmente suficientes para demostrar que los detenidos son radicales yihadistas y que realizan algún tipo de actividad ilícita. Tanto en la dimensión política como en la policial, resulta muy arriesgado limitarse a la actitud meramente vigilante (como pasó durante los años de investigación de la red de Abu Dahdah[xviii]) a la espera de reunir pruebas lo más definitivas posible para instruir un proceso judicial[xix].
 
Una referencia importante aparecida en diciembre de 2012, y según datos recogidos en el protocolo de actuaciones de sistemas de coordinación del CNCA[xx], es que el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil mantenían abiertas 239 operaciones contra el terrorismo (no solo el de índole yihadista), lo que demuestra la gran actividad en las investigaciones de ambos cuerpos policiales.
 
Posibles escenarios terroristas en España
 
Desgraciadamente nuestro país puede sufrir ataques terroristas relacionados con el yihadismo, siendo los siguientes escenarios los más probables:
  1. Escenario más cruento: la posibilidad de una célula yihadista similar a la del 11-M y con capacidad de atentar con explosivos, sería el peor escenario futurible en nuestro país, lo que podría denominarse un Cisne Negro[xxi]. Afortunadamente esta contingencia sería la más remota, ya que la posibilidad de un grupo de características parecidas al del 11-M, formado en nuestro país, sería bastante improbable. Quizá una posibilidad más verosímil sería que un grupo constituido fuera de nuestras fronteras y asociada a alguna facción de la red Al Qaeda, intentara una acción terrorista en suelo español. Dentro de esta categoría, podría incluirse a los actores no vinculados. Un actor sumamente hostil y con la motivación y preparación necesaria, podría cometer una acción terrorista relevante.
  2. Escenario intermedio: en esta categoría se encuadraría a un actor vinculado a un grupo yihadista. Sería algo más que un lobo solitario, que hubiera recibido instrucción en algún campo de entrenamiento posiblemente en zonas de influencia de la red terrorista Al Qaeda.
  3. Escenario de menor impacto: un actor individual sin preparación militar y sin vínculos con organizaciones yihadistas, sería el escenario con un menor impacto terrorista así como a nivel mediático[xxii].
La seguridad al cien por cien no existe, es una utopía pensar que estamos totalmente a salvo de atentados terroristas. El eterno dilema entre la ponderación entre seguridad y libertad es totalmente aplicable en este caso; a menos que convirtamos nuestros países europeos en estados policiales, derogando derechos y libertades constitucionales, donde se pudiera perseguir a individuos simplemente por su religión y/o etnia, desgraciadamente hay posibilidades que se produzcan atentados terroristas[xxiii].
 
Conclusiones
 
Sin intentar caer en el alarmismo, España sigue siendo objetivo claro de la red terrorista Al Qaeda y del movimiento yihadista global. Esto no significa, que estemos en el mismo punto que aquel dramático 11 de marzo de 2004; las posibilidades de un atentado de tal magnitud son muchísimo menores, sobre todo por la labor sobresaliente de las fuerzas de seguridad que han desmantelado complots terroristas en ciernes.
 
Hay que tener en cuenta la importancia que ha adquirido internet para el yihadismo desde el 11-M. Los yihadistas saben que deben evolucionar en su capacidad para transmitir su mensaje tanto a sus seguidores como a los potenciales, lo que ha de ser tenido en cuenta para una mejora en España de las capacidades de ciber-defensa y formación en esta materia a las fuerzas de seguridad.
 

Aunque desde el 11-M se ha avanzado en esta materia, España debe reforzar y agilizar la colaboración en materia de antiterrorismo con los países de nuestro entorno. Si bien con los países de la Unión Europea hay una cooperación relativamente más dinámica, con otros países como Marruecos o Argelia, debemos evolucionar hacia políticas antiterroristas mucho más diligentes y asociativas, ya que estos países suponen una barrera clara al yihadismo saheliano además de ser paso natural de nuestro país hacia Europa



[i] Sobre la vinculación de los atentados del 11-M con Al Qaeda Central véase REINARES, Fernando, “The Madrid Bombings and Global Jihadism”, Survival, vol. 52, No. 2, 2010, pp. 83-104. Disponible en: http://www.ict.org.il/Articles/tabid/66/Articlsid/816/currentpage/8/Default.aspx; REINARES, Fernando, “The Evidence of Al-Qa`ida’s Role in the 2004 Madrid Attack”, Combating Terrorism Center at West Point, vol. 5, issue 3, 2012, pp. 1-6. Disponible en: http://www.ctc.usma.edu/posts/the-evidence-of-al-qaidas-role-in-the-2004-madrid-attack; para ver el alcance de todo el entramado del 11-M con el movimiento yihadista global además de con la propia Al Qaeda, recomendable leer REINARES, Fernando, “¡Matadlos!: quién estuvo detrás del 11-M y por qué se atentó en España”, Galaxia Gutenberg, 2014.
[ii] JORDÁN, Javier, “Europa, España y el Terrorismo Global”, Revista Española de Defensa, 2011. Disponible en: http://www.ugr.es/~jjordan/terrorismoglobal2.pdf
 
[iii] Sobre la actual amenaza del yihadismo hacia las ciudades autónomas, véase PÉREZ VENTURA, Óscar, “Ceuta y Melilla, la atracción de los yihadistas”, Esglobal, 2014. Disponible en: http://www.esglobal.org/ceuta-y-melilla-la-atraccion-de-los-yihadistas
 
[iv] Datos incluidos en el recomendable libro de TORRES, Manuel R., “Al Andalus 2.0: la ciber-yihad contra España”, Biblioteca GESI, 2014.
[v] JORDÁN, Javier, “Gestión de foros yihadistas: a propósito de la operación antiterrorista en Benitatxell (Alicante)”, Grupo de Estudios en Seguridad Internacional (GESI), 2010. Disponible en: http://www.seguridadinternacional.es/?q=es/content/gesti%C3%B3n-de-foros-yihadistas-prop%C3%B3sito-de-la-operaci%C3%B3n-antiterrorista-en-benitatxell-alicante
[vi] PÉREZ VENTURA, Óscar, “Detenido un presunto terrorista yihadista en Cádiz”, Nuevo Observatorio de las Fuerzas Armadas y Reserva Militar, 2011. Disponible en: https://www.academia.edu/6175794/Detenido_un_presunto_terrorista_yihadista_en_Cadiz
[vii] “El ‘bibliotecario’ de Al Qaeda propuso en foros atentar contra Aznar y Solana”, El País, 30/03/12. Disponible en: http://politica.elpais.com/politica/2012/03/30/actualidad/1333121515_630110.html
 
[viii] “Un informe de la ONU asegura que la cúpula de Al Qaeda ha comenzado un relevo generacional”, Europapress, 21/02/14. Disponible en: http://www.europapress.es/internacional/noticia-informe-onu-asegura-cupula-qaeda-comenzado-relevo-generacional-20140221152635.html
 
[ix] REINARES, Fernando, “La amenaza yihadista sigue aquí”, El País, 25/04/13. Disponible en: http://elpais.com/elpais/2013/04/24/opinion/1366813481_354879.html
 
[x] Sobre los posibles finales de la red terrorista Al Qaeda, puede consultarse PÉREZ VENTURA, Óscar “25 años de Al Qaeda: presente y fin de la red terrorista”, en “Amenazas y orden público: efectos y respuestas, de los Reyes Católicos al Afganistán contemporáneo”, Asociación Veritas, 2013, pp. 267-272. Disponible en: http://revistaaequitas.files.wordpress.com/2012/02/libro-completo-ejc3a9rcito.pdf
[xi] BLANCO, José María, “Seguridad e Inteligencia 10 años después del 11-S”, Documento Marco 9/11, Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE), 2011. Disponible en: http://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_marco/2011/DIEEEM09-2011SeguridadInteligencia.pdf
 
[xii] PÉREZ VENTURA, Óscar, “Los desafíos del terrorismo individual”, Grupo de Estudios Estratégicos (GEES), 2013. Disponible en: http://www.gees.org/articulos/los_desafios_del_terrorismo_individual_9634
 
[xiii] Datos extraídos de la ponencia de PÉREZ VENTURA, Óscar, “Terrorismo yihadista en España: amenaza actual e hipótesis futuras” en 1ª Jornadas sobre Seguridad, Terrorismo y Geoestrategia de ECOSED, 10/10/13, Madrid.
 
[xiv] PÉREZ VENTURA, Óscar, “Evolución del terrorismo yihadista en España en los próximos cinco años”, Biblioteca CISDE, 2011. Disponible en: http://biblioteca.cisde.es/wp-content/uploads/group-documents/5/1314292234-110825EvolucindelterrorismoyihadistaenEspaaenlosprximoscincoaos.pdf
 
[xv] DE LA CORTE, Luis y JORDÁN, Javier, “La yihad terrorista”, Síntesis, 2007, pp. 265-269.
 
[xvii] Se puede encontrar la mencionada Ley Orgánica en el BOE: http://www.boe.es/boe/dias/2010/06/23/pdfs/BOE-A-2010-9953.pdf
 
[xviii] Para conocer más en profundidad la red terrorista de Abu Dahdah recomendable el análisis de JORDÁN, Javier, MAÑAS, Fernando Marco y TRUJILLO, Humberto. “Perfil socio comportamental y estructura organizativa de la militancia yihadista en España. Análisis de las redes de Abu Dahdah y del 11-M”, JihadMonitor, 2006. Disponible en: http://www.cemoc.com.ar/redesyihad.pdf
 
[xix] DE LA CORTE, Luis y JORDÁN, Javier, op. cit. p. 270.
 
[xx] “La Guardia Civil y la Policía mantienen abiertas 239 operaciones contra el terrorismo”, La Información, 12/12/12. Disponible en: http://noticias.lainformacion.com/policia-y-justicia/terrorismo/la-guardia-civil-y-la-policia-mantienen-abiertas-239-operaciones-contra-el-terrorismo_Ai186VZobsI1jnWyd3FaA7/
 
[xxi] Según esta expresión acuñada por TALEB, N. en su obra “El Cisne Negro. El impacto de lo altamente improbable”, Paidós, 2008. Un cisne negro puede definirse como un hecho fortuito que presenta tres importantes características: gran repercusión, probabilidades imposibles de calcular y efecto sorpresa. Ciñéndonos a esta somera definición el atentado del 11-M se consideraría un cisne negro.
 
[xxii] PÉREZ VENTURA, Óscar, “La amenaza yihadista sobre España”, Observatorio de Inteligencia, Seguridad y Defensa, 2013. Disponible en: http://observatorio.cisde.es/?p=5960
 
[xxiii] PÉREZ VENTURA, Óscar, “Las dificultades de las fuerzas de seguridad frente al terrorismo yihadista”, Grupo de Estudios Estratégicos (GEES), 2012. Disponible en: http://www.gees.org/articulos/las_dificultades_de_las_fuerzas_de_seguridad_frente_al_terrorismo_yihadista_9299