Demagogia peligrosa: el vacío entre ricos y pobres

por Thomas Sowell, 30 de enero de 2008

Todo el mundo espera que los políticos mientan, especialmente en año electoral. Pueden jugarse el tipo y no lo perderán.
 
Entre las muchas mentiras que podemos contar con escuchar este año electoral, ninguna será mayor ni será repetida con mayor frecuencia en los medios, así como por los políticos, que la mentira de que existe un vacío creciente entre los ingresos de los ricos y los pobres.
           
¿Por qué es eso mentira, cuando hay tantas estadísticas que parecen sustentarlo?
Empecemos por el principio y vayamos paso a paso.
En primer lugar, existe una diferencia fundamental entre categorías estadísticas y seres humanos de carne y hueso.

Cuando existe una disparidad creciente entre una categoría estadística y otra categoría estadística a lo largo del tiempo, no significa que haya una disparidad creciente que se corresponda entre seres humanos de carne y hueso a lo largo del tiempo, puesto que los seres humanos pasan de una categoría estadística a otra.
 
Las categorías estadísticas en este caso son los grupos de renta. No hay duda de que los ingresos en los grupos de renta superior han crecido tanto en términos absolutos como en relación a la horquilla inferior.
 
El comodín es que millones de personas pasan de un margen de ingresos a otro.
           
El truco aún mejor es que los contribuyentes y los ingresos que estaban en el 20% de cola en 1996 disfrutaban de un incremento del 91% en los ingresos antes de 2005.
 
Mientras tanto, los contribuyentes en la centésima parte del 1% a la cabeza - 'los ricos' o 'súper-ricos' si usted cree a los políticos y los medios -- vieron desplomarse sus ingresos alrededor de un 26% a lo largo de esos mismos años.
           
Obviamente, cuando los ingresos de millones de personas prácticamente se duplican a lo largo de una década, muchas de ellas abandonan el grupo inferior de ingresos. De igual manera, cuando otras personas que se encontraban a la cabeza ven caer sus ingresos alrededor de un cuarto, muchas de ellas abandonan ese grupo.
           
Cuando hablamos de 'los ricos' o 'los pobres' nos referimos a seres humanos pobres y ricos, no a grupos estadísticos pobres y ricos. Pero los políticos y los medios tratan a la gente y las categorías estadísticas como si fueran lo mismo.
           
Parte del motivo es que los datos de grupos estadísticos son más numerosos y más fáciles de encontrar, ya procedan de estadísticas del Censo o de un abanico de fuentes más.
           
Los datos basados en seguir a individuos reales de carne y hueso a lo largo del tiempo, sin embargo, también están disponibles. Las estadísticas citadas arriba proceden del Departamento de Hacienda, que tiene las devoluciones fiscales de la gente, de manera que para ellos no es problema seguir a las mismas personas a lo largo de años.
           
Puede usted comprobar las cifras por sí mismo en un informe del 13 de noviembre de 2007 procedente del Departamento de Hacienda titulado 'Movilidad de rentas en Estados Unidos de 1996 a 2005'. Puede usted encontrar un resumen de los mismos datos en un editorial del Wall Street Journal de esa misma fecha.
           
Éstos no son los únicos datos que cuentan una historia diametralmente opuesta a la noticia política y mediática usual de que los ricos se están enriqueciendo y los pobres se están empobreciendo.
           
Un estudio previo de Hacienda mostraba patrones similares en los cambios individuales en las rentas entre 1979 y 1988.
           
Por otra parte, un estudio llevado a cabo en la Universidad de Michigan, haciendo un seguimiento a los mismos individuos a lo largo de un margen de tiempo más amplio, concluía de igual manera que la mayor parte de la gente pasaba de grupos de renta a grupos de renta a lo largo del tiempo -- en especial aquellos que comenzaban en el 20% de cola.
           
El Panel de Examen de la Dinámica de Renta de la Universidad de Michigan demostraba que entre personas que se encontraban en el grupo de renta del 20% de cola en 1975, solamente el 5% se encontraba aún en esa categoría en 1991. Casi seis veces la misma cantidad de ellos se encontraban ahora en el 20% a la cabeza en 1991.
           
Apareció un resumen de los datos de la Universidad de Michigan en el informe anual de 1995 del Banco de la Reserva Federal de Dallas, que también publicaba un extracto titulado “Pisándonos los talones”.
           
Entre la elite intelectual, está de moda despreciar la movilidad de rentas como 'mito de Sísifo' - como alguien dijo una vez, no se puede refutar un desprecio. Pero entre las personas que no han prescindido aún de los datos en favor de la retórica, vale la pena detenerse a considerar si se les está o no tomando el pelo por parte de los políticos y gran parte de los medios.

 
 
Thomas Sowell  es un prolífico escritor de gran variedad de temas desde economía clásica a derechos civiles, autor de una docena de libros y cientos de artículos, la mayor parte de sus escritos son considerados pioneros entre los académicos.  Ganador del prestigioso premio Francis Boyer presentado por el American Enterprise Institute, actualmente es especialista decano del Instituto Hoover y de la Fundación Rose and Milton Friedman
 
 
©2008 Creators Syndicate, Inc.