Defensa insostenible

por GEES, 1 de octubre de 2009

El presupuesto del Ministerio de Defensa ascenderá en 2010 a 8.813 millones de euros, un 6,15% inferior a los 9.390 millones aprobados para 2009. Es decir, una disminución de 577 millones de euros y la mayor en términos absolutos de todos los ministerios. Mientras Carmen Chacón repite nuestra solidaridad con los aliados, España no se rasca el bolsillo y continúa siendo el país de la OTAN que menos esfuerzo hace en Defensa. El Ministerio de Defensa, y la investigación para proyectos de interés para la defensa -de los que dependen miles de puestos de trabajo- son los más afectados por la política de Zapatero, margina a la ministra de Defensa, que va de error en error hasta la victoria final.
 
Las inversiones son las grandes perjudicadas de este presupuesto, al reducirse en un 27,44%, 558 millones menos de euros que en 2009; los gastos de personal apenas varían y los corrientes se reducen en casi un 1%. Con esta distribución, los gastos de personal suponen un 60,1% del total del presupuesto, cuatro puntos por encima del ratio de 2009. Números que señalan la inexorable descapitalización de nuestras Fuerzas Armadas desde 2004. En los últimos dos años el Ministerio de Defensa ha perdido mil millones de euros, la mitad de su esfuerzo modernizador. Situación que se agrava si se tiene en cuenta que la deuda del ministerio de Defensa por programas ya ejecutados supera los 26.000 millones de euros.
 
En términos constantes, y a pesar de la notable caída de la inflación en el último año, los niveles del presupuesto de Defensa se sitúan en los niveles de 2004. Han tenido que pasar seis años de Gobierno de Zapatero para volver donde estábamos antes.
 
Por otro lado, estos presupuestos no incluyen los casi 800 millones de euros que se gastarán en misiones en el exterior el año que viene. De ellos 400 millones en la guerra de Afganistán, a la que nuestros soldados irán peor equipados, dada la insistencia en reducir la inversión en defensa. Lo que se incluye es el reconocimiento de que no se podrán pagar las deudas contraídas con las empresas; es la primera vez que un presupuesto se declara insuficiente para atender los contratos firmados. Todo ello con el Gobierno contribuyendo a la confusión, ya que a la vez dice que se lanzan nuevos programas de aviones EF-2000, blindados de ocho ruedas... cuando no destina dinero para que lleguen a buen fin. Es para ser muy pesimista: Nadie se cree estos presupuestos y sus responsables carecen de fuerza política. Eso sí, mientras, nuestros soldados se juegan la vida contribuyendo a la reconstrucción de Afganistán sin que sus necesidades vayan a ser satisfechas por Zapatero y Chacón.