¿Cuestionado el liderazgo de Al Qaeda?

por Óscar Pérez Ventura, 23 de julio de 2013

El anuncio de la fusión entre la rama iraquí de Al Qaeda (denominada el Estado Islámico de Irak) y su filial en territorio sirio, Jabhat Al Nusra, no debía ser en principio una sorpresa para analistas y servicios de inteligencia que siguen la evolución del yihadismo a nivel global.

Fue en el mes de abril y de manera unilateral, como el líder del Estado Islámico de Irak, Abu Bakr Al Baghdadi, informaba de la unificación del grupo terrorista que lidera con la filial yihadista siria Jabhat Al Nusra, para así formar el Estado Islámico de Irak y del Levante. Baghdadi afirmó que Jabhat Al Nusra no era más que “una extensión y parte del Estado Islámico de Irak”. Tan convencido estaba el yihadista que al parecer trasladó a la ciudad siria de Aleppo su base de operaciones para hacerse cargo directamente.
 
Esta decisión enfadó al frente sirio que afirmó no tener ninguna información sobre dicha fusión. El anuncio de Al Baghdadi provocó deserciones, disputas internas e interrupciones en las operaciones ya que los militantes no se ponían de acuerdo sobre quién sería el encargado de liderarlas[1].
 
Si resultó sorprendido el líder de Al Qaeda Central (AQC), el egipcio Ayman Al Zawahiri, así como el órgano decisor de la red terrorista, el denominado Consejo de la Shura, que no fueron consultados cuando Abu Bakr Al Baghdadi decidió anexar al grupo yihadista sirio.
 
En una carta filtrada a la cadena qatarí Al Jazeera, Al Zawahiri ha anulado la fusión y ha señalado que Al Baghdadi actuó “mal” al anunciar la fusión sin haber consultado a la cúpula de Al Qaeda: “El Estado Islámico de Irak y del Levante queda cancelado y su trabajo continúa bajo el nombre de Estado Islámico de Irak”, “El Frente Al Nusra para el pueblo del Levante es una rama independiente”, ha añadido el líder yihadista. También ha solicitado a ambas partes que “cesen de discutir por este asunto y acaben con el acoso entre los musulmanes”. Al Zawahiri también tuvo palabras de reprimenda hacia el líder de Jabhat Al Nusra, Abu Mohamed Al Golani, diciéndole que se equivocó al anunciar públicamente su rechazo a la fusión así como de revelar públicamente la afiliación de su grupo con Al Qaeda.
 
Al Zawahiri ha ordenado también que tanto Al Baghdadi como Al Golani, se apoyen los unos a los otros con combatientes, armas, dinero, vivienda y seguridad, según sea necesario y que permanezcan al frente de sus respectivos grupos durante un año, a la espera de que sus respectivas asambleas consultivas tomen una decisión adecuada.
 
Pero fue en un mensaje de audio publicado el pasado 15 de junio en el que un individuo identificado como Al Baghdadi rechazaba de plano la orden dada por Al Zawahiri, asegurando que el Estado Islámico de Irak y del Levante se mantiene y que él y sus seguidores se comprometen, mientras que sigan con vida. En cuanto a las instrucciones de la carta de Al Zawahiri, Al Baghdadi dijo que se había visto obligado a elegir entre el mandato de Allah y una orden que la contravenía. Al Baghdadi afirma que eligió la orden de Allah sobre la de Al Zawahiri.
 
Al Qaeda en Irak, Jabhat Al Nusra y el Ejército Libre Sirio
 
El nexo directo entre el Estado Islámico de Irak y Jabhat Al Nusra quedó patente desde la creación del grupo yihadista sirio; del Estado Islámico de Irak proceden muchos de los cuadros de alto nivel de Al Nusra, lo que demuestra el flujo de yihadistas que en ambas direcciones ya se mantenía anteriormente entre Siria e Irak[2].
 
Desde su creación a finales de 2011, Jabhat Al Nusra interiorizó las principales lecciones de la yihad iraquí, sobre todo, los motivos que habían producido el alejamiento y la hostilidad de la población hacia los muyahidín. Entre ellas se encontraba el concentrar sus ataques contra los miembros de las fuerzas armadas y la policía, utilizar selectivamente los atentados suicidas para minimizar el riesgo de bajas civiles, reducir el tono de su crítica contra el carácter herético de otras confesiones religiosas como chiítas, sufíes y cristianos, y evitar el nombre de Al Qaeda para reducir los prejuicios de la población contra el grupo[3].
 
La importancia de Siria para la red terrorista de Al Qaeda es manifiesta ya que este país se ha convertido en el epicentro de la yihad global.
 
El último anhelo de la organización es el de proclamar un Estado islámico en el norte de Siria cuando concluya el mes sagrado del Ramadán, a principios de agosto, para lo cual iniciará por esas fechas una ofensiva para expulsar de la zona a las fuerzas del Ejército Libre Sirio (ELS), según ha declarado un alto responsable de este mismo grupo. Al parecer el reciente asesinato del comandante del ELS, Fadj El Qash a manos de miembros del Estado Islámico de Irak y del Levante ha vuelto a enemistar fieramente a los yihadistas vinculados a Al Qaeda con estos combatientes seculares[4].
 
Origen de la desobediencia
 
Las tensiones entre el núcleo central y las facciones regionales de Al Qaeda no es algo novedoso. Aunque Bin Laden ejercía de facto como dirigente absoluto de la red terrorista, se mostraba muy contrariado con la dinámica operativa y las expresiones públicas de las extensiones territoriales de Al Qaeda en el Norte de África y Oriente Medio, así como con la conducta de algunas organizaciones afiliadas con la organización. De hecho, la documentación aprehendida en su refugio de la localidad pakistaní de Abbotabad refleja que preparaba un código de conducta al cual debían atenerse los dirigentes de esas entidades, sobre cuyas decisiones tenía una influencia variable pero limitada[5].
 
Mención aparte merece la relación que desde su creación ha tenido la facción de Al Qaeda en Irak (AQI) con el núcleo central. A diferencia de otras facciones como Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA), cuya relación era muy estrecha con Osama Bin Laden y el núcleo de Al Qaeda, los miembros de Al Qaeda en Irak nunca se sintieron tan cercanos a la línea corporativa creada por Bin Laden. Los dirigentes yihadistas iraquíes, entre ellos el jordano Abu Musab Al Zarqawi, se vieron obligados a adoptar la nomenclatura de Al Qaeda (anteriormente el grupo del jordano se denominaba Jama'at Al Tawhid Wal Jihad) para aumentar su reclutamiento y recaudación de fondos. Pero ese cambio de nombre no significó que aceptaran plenamente la filosofía y visión de AQC y con frecuencia ignoraban las órdenes emanadas[6].
 
Las brutales ejecuciones televisadas de Al Zarqawi, la guerra total que declaró a los chiítas en este país, y tratar de imponer una entidad formal (el Estado Islámico de Irak) que gobernaría el país tras la retirada norteamericana, hicieron que AQI perdiera el apoyo social de una gran cantidad de iraquíes. Este hecho hizo que Al Zawahiri escribiera una carta abierta a Al Zarqawi solicitándole que relajara el volumen de estos actos atroces, ya que resulta crítico para una insurgencia mantener el apoyo de la población, la cual le proporciona refugio y sustento[7].
 
El liderazgo de Al Qaeda Central
 
Al Qaeda Central se encuentra sumamente debilitada fundamentalmente debido a los ataques de aviones no tripulados de la CIA en la zona de Afganistán-Pakistán, intensificados desde este mandato presidencial de Barack Obama. Ello ha supuesto la pérdida de experimentados miembros así como de líderes intermedios, lo que ha restado operatividad para cometer acciones terroristas fuera de su territorio de influencia cercana[8].
 
Pero el nivel ideológico es de una importancia manifiesta, de ahí que la figura del liderazgo de Al Zawahiri no debe presentar fisuras que podrían deslegitimar a AQC como cabeza visible del yihadismo global.
 
Durante el intervalo entre la muerte del fundador de la red terrorista, Osama Bin Laden y la designación de su sucesor, ocupó el puesto de líder de manera interina el egipcio Saif Al Adel, que ejercía como jefe de operaciones de la organización[9]. Sin embargo, no se tardó en nombrar oficialmente al entonces número dos lo que demostraba que la red terrorista cerraba filas en torno a Al Zawahiri, cerrando el debate sobre la supuesta rivalidad entre los dos líderes yihadistas.
 
De todos modos, la opacidad que muestran los procesos internos de Al Qaeda imposibilita conocer el fundamento real de las informaciones que circulaban sobre las diferencias al parecer existentes entre Al Adel y Al Zawahiri ante una eventual sucesión al frente de la organización, así como sobre las fracturas internas entre miembros de la organización como eran las divisiones entre egipcios/saudíes, pragmáticos/doctrinarios, y violentos/ultraviolentos[10].
 
Opciones de Al Zawahiri para resolver la crisis
 
El líder de Al Qaeda puede afrontar esta crisis de su liderazgo con estas posibles soluciones:
  • No intervenir más y dejar que se calme sola la situación. No soliviantar a los líderes regionales y no hacer nada más, puede ser una solución previsible.
  • Realizar un ataque terrorista de grandes dimensiones que restablezca su reputación. Si bien, AQC y como ya hemos dicho, está muy limitada de capacidades operativas.
  • Aumentar la rapidez en las comunicaciones con las facciones regionales. Hecho también complicado si tenemos en cuenta las meticulosas medidas de seguridad de sus comunicaciones internas y que imponen un ritmo muy poco operativo con el fin de no ser descubierto.
  • Reemprender el control sobre los recursos económicos. AQC ha visto como sus arcas han disminuido, teniendo que solicitar ayuda financiera a franquicias, tales como Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), cuyo negocio de los secuestros a extranjeros ha hecho que consigan sustanciales cantidades de dinero.
  • Retirar el liderazgo a algún líder regional. Aunque esta solución puede desembocar en una escisión de una de sus facciones y la consecuente creación de otro grupo yihadista.
Conclusiones
 
Las posibles divisiones que puedan acaecer en la red de Al Qaeda favorecen a la comunidad internacional, ya que este hecho podría concentrar a estas facciones en su particular yihad a nivel regional, dejando de lado los ataques al “enemigo lejano” occidental. La posibilidad de una desmantelación de la red de Al Qaeda podría ser factible ante una eventual rebeldía de varias facciones regionales, lo que no implicaría que las mismas dejaran de ser operativas, si no que actuarían de modo más autónomo y centradas en intereses propios.
 
Al Zawahiri debe poner orden entre sus filas, si quiere seguir siendo la cabeza visible del yihadismo global y hacer olvidar a Bin Laden, cuyo liderazgo era innegable e incuestionable en la organización terrorista Al Qaeda.

NOTAS


[1] “Al Zawahiri interviene para poner fin a las disputas entre las filiales de Al Qaeda”, Europapress, 10/06/13. http://www.europapress.es/internacional/noticia-zawahiri-interviene-poner-fin-disputas-filiales-qaeda-irak-siria-20130610131707.html
[2] PÉREZ VENTURA, Ó. (2013): “Jabhat Al Nusra y el futuro de la yihad en Siria”, Grupo de Estudios Estratégicos (GEES). http://www.gees.org/articulos/jabhat_al_nusra_y_el_futuro_de_la_yihad_en_siria_9574
[3] TORRES, M. R. (2013): “El terrorismo yihadista tras las revueltas en el mundo árabe: menos agravios y nuevas oportunidades”, Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE). http://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_opinion/2013/DIEEEO13-2013_Terrorismo_RevueltasArabes_TorresSoriano.pdf
[5] REINARES, F. (2012): “Resoluto pero a la vez frustrado: qué liderazgo ejercía y qué estrategia tenía Osama Bin Laden cuando lo mataron”, Real Instituto Elcano. http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/terrorismo+internacional/ari37-2012
[6] STEWART, S. (2013): “A Revolt Within the al Qaeda Movement”, Stratfor. http://www.stratfor.com/sample/weekly/revolt-within-al-qaeda-movement
[7] PÉREZ VENTURA, Ó (2012): “El sangriento renacer de Al Qaeda en Irak”, Grupo de Estudios Estratégicos (GEES). http://www.gees.org/articulos/el_sangriento_renacer_de_al_qaeda_en_irak_9473
[8] PÉREZ VENTURA, Ó. (2012): “Consecuencias de la muerte de Abu Yahya Al Libi para Al Qaeda”, Grupo de Estudios Estratégicos (GEES). http://www.gees.org/articulos/consecuencias_de_la_muerte_de_abu_yahya_al_libi_para_al_qaeda__9353
[9] ECHEVERRÍA, J. (2011): “Normalidad en el proceso de sucesión al liderazgo de Al Qaida”, Grupo de Estudios Estratégicos (GEES). http://www.gees.org/articulos/normalidad_en_el_proceso_de_sucesion_al_liderazgo_de_al_qaida_8743
[10] JORDÁN, J. (2011): “Ayman Al Zawahiri y la sucesión en el liderazgo de Al Qa eda”, Grupo de Estudios en Seguridad Internacional (GESI). http://seguridadinternacional.es/gesi/es/contenido/ayman-al-zawahiri-y-la-sucesi%C3%B3n-en-el-liderazgo-de-al-qaida