Corea del Norte y su prueba. Análisis y consecuencias

por Rafael Ortega González, 29 de mayo de 2009

Los datos
 
Parece que Corea del Norte se ha burlado de la comunidad internacional, no se ha enterado del nuevo orden de “buen rollito” que inunda el mundo y el pasado 25 de mayo, a las 2:54:43 horas (Tiempo Central Europeo) realizó una nueva prueba nuclear en un punto situado a 41.306°N, 129.029°E[1].
 
Relaté en el artículo que hice con motivo de la primera prueba nuclear coreana[2] que esto pasaría (con cierta jocosidad por parte de algunos que me rechazaban no creer una vez más en el fantasma del apaciguamiento).
 
Una vez que un país se ha embarcado en un programa nuclear es muy difícil que deje dicho programa, salvo que vea el precio a pagar demasiado elevado en comparación con los beneficios. En el caso de Corea del Norte la actitud de la ONU ha sido lamentablemente laxa, y no sólo de la ONU, en general de la comunidad internacional como para abandonar la inversión realizada en el programa nuclear y sus elementos accesorios.
 
Si bien la potencia de esta bomba no es impresionante, se ha estimado según el Ministerio de Defensa Ruso en 20kT (aunque no hay nota de prensa oficial, sólo una referencia periodística[3]). Si esta fuera su potencia, la situaría al nivel de la bomba detonada en la prueba Trinity (16 julio 1945, Alamogordo, Nuevo México, 21kT), mismo tipo de bomba y potencia que la obtenida en el bombardeo de Nagasaki[4].
 
No obstante, conviene poner en entredicho estas primeras informaciones sobre la potencia de la detonación, ya que la “fuente experta” que ha filtrado estos datos calculó una potencia para la detonación Nord Coreana de 2006 de entre 5 y 15 kT, mientras que finalmente se aceptó como límite superior de la potencia de la prueba 1 kT. Por otro lado, la magnitud del seísmo asociado a la prueba nuclear, de magnitud 4,7[5] puede ser comparada con la magnitud asociada a la prueba del 9 de octubre de 2006, magnitud 4,3[6]. Si bien el progreso es apreciable (teniendo en cuenta que la escala es logarítmica) no parece ni mucho menos que se corresponda con una explosión de 20kT[7]. Si tomamos solamente la diferencia de magnitud, y sin tener en cuenta diferencias de terreno podríamos aventurarnos a decir que el rendimiento energético de esta prueba sería de, como mucho, 4 o 5kT.
 
Aun tendrán que pasar varios días para que se comiencen a detectar radionúclidos que den pistas sobre el grado de efectividad de la explosión y se puedan estudiar bien las graficas procedentes de los observatorios sísmicos, origen de la detección de esta explosión[8], aparte de otras informaciones de inteligencia.
 
La poca potencia de la primera prueba indicaba que, o bien no dominaban aun el diseño de las lentes explosivas o usaban el método de disparo (una locura si la bomba utilizaba plutonio) o  el material nuclear era de bastante poca calidad (caso más probable). No es fácil purificar uranio a niveles del 93.5% de U-235[9], menos aun conseguir plutonio con menos del 7% de Pu240[10]  (cuanto menos Pu240-241-242, menos posibilidad de predetonación).
 
En todo caso, dentro del arsenal nuclear actual una bomba del tamaño supuesto, incluso si confirman los 20kT, es mínima como para suponer una amenaza para países como Estados Unidos, China, o Rusia. Según algunos expertos[11], Corea del Norte podría tener plutonio para 5 o 6 bombas de este tamaño, aunque lo importante es cuan buen material es, su calidad, por encima incluso que su cantidad. Una vez que se consigue un material de gran pureza no es más que repetir el proceso, tanto de obtención como de purificación.
 
Consecuencias
 
Si bien la bomba es pequeña para los parámetros actuales, no debe ni mucho menos ser despreciada por este motivo. A modo de comparación, las primeras pruebas nucleares de India (1974) y Pakistan (1998) fueron de 8kT[12] para el primer test de India (12-13 según India) y 9kT[13] para el primero de los test Pakistaníes (se produjo otro dos días después, el 30 de mayo, de 4kT).
 
Si se confirmara el más que dudoso resultado de 20kT para la prueba actual estaríamos ante un salto cualitativo bastante grande e implicaría un programa de investigación muy avanzada, con las consecuencias que tendría para otros programas nucleares sobre las posibilidades de los primeros ensayos[14]. No obstante, hay que reiterar la cautela ante estas previsiones dada la fuente de procedencia y los precedentes. Lo importante no es ya la potencia, sino la efectividad de la reacción, a diferencia de la dudosa prueba de octubre de 2006. A partir de ahora sólo sería cuestión de afinar y optimizar. El gran paso, el principal, ya estaría dado.
 
En todo caso, la posibilidad de que Corea del Norte pueda disponer de un gran arsenal nuclear no es muy creíble, especialmente por cuestiones de coste, la economía de Corea del Norte no soportaría un arsenal nuclear avanzado ni de gran magnitud. Seis dispositivos nucleares son muy pocos y no hay posibilidad ninguna de que Corea sea un actor ni siquiera regional. China está muy cerca y es demasiado grande. Ni seis, ni diez armas nucleares de esa potencia podrían ser útiles para evitar un posible ataque norteamericano, menos aun chino.
 
Desde luego, si China tuviera interés, el régimen de Corea del Norte sería historia, así que como mínimo, China está de acuerdo con la situación y desde luego, seguro que ha estado muy bien informada de todo lo que ocurría dentro del pequeño país.
 
¿Qué beneficio puede sacar China? Utilizar a Corea del Norte como peón para desestabilizar o presionar a Japón, uno de los puntales occidentales, por no hablar de la propia Corea del Sur, portaaviones capitalista que siempre ha sido incómodo para el gigante asiático.
 
Mientras el mundo se focaliza en ese pequeño vestigio del Stalinismo se desvía la atención sobre lo que hace el gigante, gigante que en todo caso sería imprescindible, y así se sabe, para la resolución del conflicto, lo que implicaría que occidente hiciera la vista aun más gorda frente a posibles actitudes de China que en otro caso difícilmente podrían ser justificadas.
 
En todo caso, la consecuencia más clara es la absoluta debilidad e ineptitud de la pomposa “Comunidad Internacional”, comenzando por la ONU, la IAEA y terminando por el grupo de conversaciones a seis bandas. Corea del Norte ha seguido con su programa nuclear delante de las narices de todos ellos. Ni siquiera la supuesta nueva forma de hacer política del nuevo presidente de los Estados Unidos ha podido encandilar al líder Nord Coreano Kim Jong-II[15].
 
Mientras se sucedían cesiones, dilaciones, buenas palabras y fondos desbloqueados, Corea del Norte reía en silencio reconstituyendo ante los ojos de satélites, inspectores y servicios de inteligencia su programa nuclear. Mientras la IAEA se vanagloriaba de que Pyongyang cerraba un reactor, ellos seguían produciendo uranio. En vez de un “palo y una zanahoria” se optó por la postura mucho más acorde con el buenísmo mundial de proporcionar un camión de zanahorias. Pero no sólo de zanahorias se vive, llega un momento en que te aburres de zanahorias y quieres cordero, no hay motivo para seguir aceptando la situación, no hay amenazas, no hay nada que perder si se rompe el acuerdo.
 
¿Y ahora?, ¿aceptará la comunidad entrar en el patio trasero de China sin su autorización?, ¿volverá a prometer Corea del Norte que desmantelará su programa nuclear mientras sigue probando misiles?, ¿seguirá la Comunidad Internacional poniendo dinero en el bolsillo de Kim Jong ante la más vaga promesa de bondad?
 
Pero hay otro resultado más tétrico, todo este proceso está siendo mirado con lupa por los países que desean tener un arsenal nuclear, comenzando por Irán.
 
Para empezar los focos se desvían de Teherán y se desplazan al Lejano Oriente, ¿qué es más importante, Irán o Corea del Norte? Difícil cuestión, pero con falta de recursos y el peligro de división de esfuerzos se decantarán por Corea del Norte, que no es un riesgo potencial, sino real.
 
Por otro lado, a esta ganancia de tiempo se suma el poder experimentar en carne ajena cuánto aguantaría la Comunidad Internacional, cuánto se deja humillar, cuánta burla está dispuesta a asumir y cuánta cobardía puede destilar. Si no es posible un acuerdo para eliminar el programa nuclear de Corea del Norte, sino es posible siquiera plantear un ataque a un país tan poco peligroso, con tan pocos recursos económicos y humanos y con tan poco peso como Corea del Norte, ¿cómo pretenderemos tener credibilidad para amenazar a un país como Irán?
 
Irán no es Corea del Norte, Irán es potente económicamente, con una población culta, buenas universidades, ha realizado grandes esfuerzos en formación en tecnología nuclear, peso político y demográfico en la zona, y peso energético. Si no se puede doblegar a un país como Corea del Norte, ¿cómo vamos a pretender doblegar a Irán?
 
Pero no es sólo Irán, ¿alguien recuerda ya los escarceos nucleares de Siria?, apagados con la respuesta de Israel, ¿alguien se ha enterado de la reciente polémica sobre el hallazgo de uranio enriquecido en Egipto[16][17]?
 
Y sobre todo. Si un país prácticamente hundido como Corea del Norte, con gran parte de su población sufriendo hambre, sin peso regional (China es demasiado grande), mucho menos mundial: ni político, ni económico, ni demográfico; si este país puede tener un programa nuclear exitoso (incluyendo cabeza y vector) cualquier país, lamentablemente, puede.
 
Lo que se haga o deje de hacer en las próximas semanas con Corea del Norte marcará el futuro de las actitudes internacionales frente a intentos de proliferación nuclear, tanto desde el punto de vista de los países que intenten frenar estas proliferaciones, como desde el punto de vista de los países que ven en un arsenal nuclear una forma de tener más peso y poder.
 
Si quieren una vista del lugar dónde se realizó la prueba vayan a (se necesita Google Earth) http://earthquake.usgs.gov/eqcenter/recenteqsww/Quakes/us2009hbaf.kml

 
Notas
[1] USGS (United States Geological Survey Earthquake Hazards Program) http://neic.usgs.gov/neis/eq_depot/2009/eq_090525_hbaf/neic_hbaf_tz.html
[4]John Malik. “The Yields Of The Hiroshima And Nagasaki Explosions”. Los Alamos National Laboratory LA-8819, Septiembre 1985.
Concretamente la prueba Trinity tuvo un rendimiento de 21±2 kT.
Es un error comparar una detonación nuclear con la explosión de Hiroshima, ya que dicho dispositivo nunca fue probado y por lo tanto no fue contrastada su energía frente a medidores calibrados. Investigaciones muy posteriores al final de la II Guerra Mundial permitieron estimar un rendimiento de Little Boy de 15±3 kT.
[5] USGS (United States Geological Survey Earthquake Hazards Program). Magnitude 4.7 North Korea http://earthquake.usgs.gov/eqcenter/recenteqsww/Quakes/us2009hbaf.php
[6] USGS (United States Geological Survey Earthquake Hazards Program). Magnitude 4.3 North Korea http://earthquake.usgs.gov/eqcenter/eqinthenews/2006/ustqab/
[7] Federation of American Scientists: http://www.fas.org/blog/ssp/2009/05/nktest.php.
[8] CTBTO’s Initial Findings on the DPRK’s 2009 Announced Nuclear Test. CTBTO (Preparatory Commission for the Comprehensive Nuclear-Test-Ban Treaty Organization) http://www.ctbto.org/press-centre/highlights/2009/ctbtos-initial-findings-on-the-dprks-2009-announced-nuclear-test/
[9] Definición de uranio de calidad para armas (Weapon Grade Uranium) del Departamento de Energía de los Estados Unidos.
[10] Definición de plutonio de calidad para armas (Weapon Grade Plutonium) del Departamento de Energía de los Estados Unidos.
[13] Wallace, Terry C. 1998. 'The May 1998 India and Pakistan Nuclear Tests', Seismological Research Letters, September 1998.
[14] No pensemos en bombas de varios Megatones, dichas bombas tienen una etapa de fusión (la conocida como Bomba de Hidrógeno o Bomba Termonuclear). Las bombas coreanas, indias y pakistaníes son de fisión pura. El mayor test de una bomba de fisión pura tuvo lugar el 15 de noviembre de 1952 (Yvy King) con un rendimiento de 500kT, cerca del máximo teórico para una bomba de fisión. Se detonó una bomba experimental. Sólo se produjeron 90 cabezas de este tipo (Mk-18) entre marzo del 53 y mayo del 55, que tenían graves problemas de seguridad debido a que incluía el equivalente a 4 veces la masa crítica de uranio altamente enriquecido. Se retiró con la llegada de las bombas de fusión en enero de 1956. Su rendimiento estaba muy por encima del considerado “operativo” en las bombas de fisión.
[15] “The Six-Party Talks and President Obama's North Korea Policy” http://www.nti.org/e_research/e3_six_party_obama_north_korea.html
[16] IAEA Discovered Traces of Highly Enriched Uranium in Egypt. Walt Street Journal http://online.wsj.com/article/BT-CO-20090506-715701.html