Candidato Republicano

por Thomas Sowell, 23 de abril de 2007

Solamente donde cuenta, en Washington, los conservadores se cortan. Lo que es uno de esos misterios que puede que nunca se resuelvan. Hasta algunos líderes Republicanos lo reconocen.
 
¿Puede recordar haber visto a un Republicano expresando rabia?
 
Los Demócratas expresan rabia todo el tiempo. Ted Kennedy en solitario ha expresado más rabia que todo el Partido Republicano entero. Los Demócratas pueden ir midiendo por el mundo antes de que los Republicanos logren murmurar la verdad. La defensa del conservadurismo no puede ser muy difícil de articular. Los debates radiofónicos están dominados por presentadores conservadores expresivos.
 
Hasta los medios progres impresos tienen algunos columnistas conservadores muy expresivos, como Charles Krauthammer y otros. También hay páginas editoriales muy elocuentes y conservadoras en el Wall Street Journal y otros periódicos, así como rotativos conservadores muy elocuentes como City Journal, The Weekly Standard o Commentary.
Solamente donde cuenta, en Washington, los conservadores se cortan. Lo que es uno de esos misterios que puede que nunca se resuelvan. Hasta algunos líderes Republicanos lo reconocen. La ex cabeza de turco Republicana Tom DeLay decía lo mismo durante una reciente entrevista en el programa de Rush Limbaugh. Tras recitar una lista de logros de la Cámara de Representantes cuando se encontraba bajo control Republicano, a DeLay se le preguntaba el motivo de que nadie conozca esos logros. Admitía que los Republicanos hicieron una labor pobre dando a conocer su versión.
 
Algo similar quedaba implícito en las declaraciones del antiguo Portavoz de la Cámara Newt Gingrich, cuando señalaba que existen distritos electorales del Congreso en los que la mayor parte de la gente tiene valores conservadores, pero que están representados en el Congreso por un Demócrata progresista. La ineptitud verbal de los Republicanos sería exactamente su problema, y el resto de nosotros podríamos dejarles patalear de rabia, excepto por una cosa.
 
En un momento crucial de la historia del país y de la civilización occidental, los Demócratas están prestando apoyo a políticas exteriores con un largo historial de derrotas, que podrían ser subrayadas por la derrota definitiva, naciones terroristas y movimientos con armas nucleares. Ese es el contexto en el que tienen que ser juzgados los muchos candidatos presidenciales de ambos partidos.
 
Entre los Demócratas, todos los distintos candidatos parecen intentar desbancarse entre sí defendiendo políticas derrotistas, como si pudiéramos poner fin unilateralmente a la guerra contra el terror saliendo de Irak con el rabo entre las piernas, entregando el país a los terroristas como base desde la que desestabilizar la región y lanzar aún más ataques contra Occidente -- Estados Unidos incluido.
 
Por eso es importante, hasta para aquellos de nosotros que no son Republicanos, que los Republicanos propongan un candidato que no solamente tenga las agallas y el cerebro, sino que también sepa cómo comunicarse.
 
Buscar un candidato Republicano elocuente reduce considerablemente el campo. Los más expresivos, aunque en distintos sentidos, son Rudolph Giuliani y Newt Gingrich. El ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney es un caballero educado, y probablemente sería un buen Presidente, pero los Republicanos ya tienen caballeros educados, muchos de los cuales nunca han expresado un momento de enfado en toda su carrera.
 
No hay duda de que Newt Gingrich es políticamente directo y, al mismo tiempo, es alguien con un entendimiento claro de los temas históricos generales en casa y en el extranjero. Bien podría ser el mejor presidente de todos los candidatos en cualquiera de los partidos.
¿Pero qué tipo de candidato presidencial sería? Ciertamente es muy elocuente, pero en el sentido discreto y en ocasiones irónico de un profesor universitario, cosa que era en tiempos. Es difícil recordar a Newt Gingrich mostrando nervio alguno, hasta cuando fue falsamente acusado de abandonar y matar de hambre al pobre al no solicitar suficiente dinero para los programas de ayuda -- incluso después de que en la práctica hubiera incrementado el gasto en tales programas. Rudolph Giuliani es un tipo corriente de Nueva York, que no responde a los ataques velados con aplomo, ironía y efecto. Es un luchador.
Tal vez la mejor esperanza de los Republicanos sea un pasaporte presidencial con Gingrich y Giuliani, o Giuliani y Gingrich -- y la del país. Ciertamente sería una gran mejora con respecto a algunos de los candidatos que los Republicanos han propuesto en el pasado.

 
 
Thomas Sowell  es un prolífico escritor de gran variedad de temas desde economía clásica a derechos civiles, autor de una docena de libros y cientos de artículos, la mayor parte de sus escritos son considerados pioneros entre los académicos.  Ganador del prestigioso premio Francis Boyer presentado por el American Enterprise Institute, actualmente es especialista decano del Instituto Hoover y de la Fundación Rose and Milton Friedman
 
 
©2007 Creators Syndicate, Inc.