Argentina. La inflación devora a Cristina

por GEES, 8 de mayo de 2013

 La presidenta Fernández, que sigue vestida de luto dos años y medio después de la muerte de su marido, Néstor Kirchner, ha soltado el monstruo de la inflación, que en Argentina, junto con el terrorismo, ha devorado varios Gobiernos desde los años 60, tanto militares como civiles.

En Argentina, la Fiscalía persigue la difusión de datos de inflación que no sean los oficiales. Uno de los organismos que el kirchnerismo ocupó con el cuchillo en la boca y el parche en el ojo fue el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), encargado de contar la inflación. La manipulación es tan descarada que incluso el FMI sancionó a Argentina por la escasa fiabilidad de sus estadísticas.
 
Prueba de que el país se dirige hacia el colapso económico es que los periódicos dan espacio a la cotización del dólar en el mercado negro. El dólar blue se cambió en la calle la semana pasada a casi diez pesos por unidad, exactamente a 9,98. El dólar informal acumula un alza del 44,49% desde principios de año. Pese a las medidas represivas tomadas por el Gobierno y el cepo cambiario, los argentinos están acaparando dólares, porque ventean lo que se les viene encima. El desabastecimiento energético, agravado por la confiscación de YPF a Repsol, está forzando el aumento de las importaciones de combustible y convirtiendo la salida de dólares en una catarata.
 
Como dicen los pensadores y economistas clásicos desde la Escuela de Salamanca, la inflación es un flagelo que castiga a las clases bajas y medias, porque los ricos disponen de medios para convertir su patrimonio en dólares o euros y sacarlos a Montevideo o Miami. Por eso empieza a crecer la impopularidad del Gobierno K, al que la delincuencia rampante, el autoritarismo y la corrupción (incluida una red de evasión de dinero con sede en Córdoba que se acaba de descubrir) no habían perjudicado hasta ahora.
 
En octubre habrá elecciones para renovar la mitad de la Cámara de Diputados (127 escaños) y un tercio del Senado (24 escaños), y en agosto se celebrarán las elecciones primarias obligatorias para elegir a los candidatos de cada partido. En la actualidad, el Frente para la Victoria, estructurado en torno a los Kirchner, es la formación mayoritaria en la Cámara (116 de 257), pero podría perderla. Otro asunto de interés es qué ocurrirá con la pretensión de este peronismo de enmendar la Constitución para permitir a la Viuda Negra un tercer mandato consecutivo, lo que por ahora está prohibido.